10 consejos para iniciarse en la fotografía de interiores

3

Me piden en Photolari que haga un artículo sobre fotografía de arquitectura e interiores y es como si me pidieran hablar del océano: demasiado grande para condensarlo en un texto breve. Así que he decido empezar por algo tan sencillo y práctico como fotografiar el interior de tu propia casa, una buena manera de dar un primer paso en este mundillo.

Nota: Si tienes pensado venderla y quieres un reportaje realmente bueno, no seas tacaño/a y llama a un fotógrafo, nosotros también tenemos que pagar facturas.

1Limpiar y ordenar

Foto: David Calaveras

Antes de fotografiar nada, a limpiar y ordenar. Existe toda una técnica al respecto que se llama Home Staging y consiste en preparar la casa para ser fotografiada. Esto es más o menos lo que llevan haciendo los interioristas toda la vida pero ahora con nombre molón. La diferencia principal es que el Home Staging está orientado a la comercialización de la vivienda, pero en esencia se trata de ponerla bonita para mostrarla.

2La despersonalización es clave

Foto: David Calaveras

Haz las camas y déjalas sin una arruga. Las estanterías y encimeras que estén lo más despejadas y ordenadas posible. Nada de ropa ni trastos por en medio. Coloca las sillas del salón que parece que están bailando. Los cojines de los sofás en su sitio y con gracia. Tampoco hace falta que dejes la casa como un solar, pero para comercializar la llamada despersonalización es clave. Quizás se el momento de guardar en el cajón esa foto gigante que te hiciste pescando salmón en Yemen.

3El equipo

Foto: David Calaveras

Para hacer un buen reportaje necesitarás básicamente tres cosas: una cámara de objetivos intercambiables, una óptica gran angular y un trípode, algo que todos deberíamos tener en casa en el primer cajón de la mesilla de noche. Una lente gran angular sirve para mostrar los espacios, pero ojo, no abuses del extremo o distorsionarás la imagen.

Bromas aparte, las fotos se podrían hacer de forma más o menos apañada con otro tipo de objetivos, con cámaras compactas e incluso móviles, pero entonces tendrás que potenciar la imaginación y tu lado más artístico.

4Siempre con trípode

Foto: David Calaveras

El trípode será imprescindible para poder hacer exposiciones prolongadas sin que la imagen salga movida. Date cuenta que en interiores, salvo casos especiales, la luz es justa o escasa. Si usamos un modo automático la cámara subirá el ISO y las fotos tendrán un ruido excesivo. Lo adecuado es usar el modo manual, una ISO entre 100 y 320 y seleccionar una apertura media en el rango entre f7.1 y f9 para la mayoría de los casos.

Insisto, eso lo puedes conseguir si usas el trípode. Si no tienes y vas a usar la cámara en la mano, busca estanterías, sacos de arroz encima de sillas o cualquier cosa que te sirva para dejar la cámara en reposo. En la mano necesitarás subir el ISO por encima de 1000 con seguridad y usar una apertura grande, sacrificando profundidad de campo, algo que como recurso artístico podría estar bien pero no para la mayoría de los casos.

Y para terminar un truco: si usas el disparador con un retardo de 2 o 10 segundos evitarás la trepidación que se produce al pulsar el botón del obturador.

5Sin flash

Foto: David Calaveras

No uses el flash de la cámara bajo casi ninguna circunstancia, aplanará la dimensionalidad del espacio interior y parecerá que vives en un escenario de un crimen. La luz natural será siempre nuestro mejor aliado.

6Cámara a la altura de la tripa

Foto: David Calaveras

Basta de preliminares, vamos a hacer fotografías. Algunas recetas y consejos: La cámara debe de posicionarse aproximadamente a mitad de camino entre el techo y suelo, es decir más o menos a la altura de la tripa, de esta forma evitarás que las líneas verticales que forman esquinas, ventanas y columnas dejen de serlo y tiendan a converger excesivamente. Esto siempre se puede arreglar con software, pero supone pérdida de calidad de la imagen y además es un rollo.

7Luz natural

Foto: David Calaveras

Apaga las luces del interior. Mira cualquier revista de interiores y verás poquísimas o ninguna luz encendida. La luz de las bombillas incandescentes “contamina” los colores y hace que esa estupenda pintura neutra de la pared parezca el interior de una bolsa de Cheetos. Se justifica en casos donde la iluminación sea clave en el diseño del interiorismo o en la fotografía nocturna.

8Aprovecha el espacio

Foto: David Calaveras

Salvo que vivas en el palacio de Versalles y los espacios sean inmensos, usa las esquinas y paredes de las estancias para posicionarte espalda a ellas con la cámara y obtener mayor sensación de espacio en la imagen.

9Cuidado con las ventanas

Foto: David Calaveras

Tu mayor enemigo son las ventanas y la diferencia de exposición interior y exterior. Si apuntas el enfoque de la cámara hacia una ventana medirá la luz del exterior y dejará la habitación a oscuras. Si haces lo contrario, “velará” totalmente esa bonita vista que tienes del Empire State en tu ático de la Quinta Avenida que te costó un riñón y parte del otro. No es fácil, pero intenta buscar medidas de luz intermedias para conseguir un buen balance en la exposición. Son mucho más fáciles, obviamente, las tomas con la fuente de luz a nuestras espaldas.

10En la variedad está el gusto

Foto: David Calaveras

Sé original, completa tu reportaje con tomas menos explicativas pero más creativas de detalle. No van a mostrar realmente cómo es tu casa pero puestas en Instagram quedan monísimas.

David Calaveras es fotógrafo de interiores y arquitectura y dirige el “podcast” de fotografía Gran Angular.

3 Comentarios

  1. Magnífico y sencilla explicación, ahora falta una versión más profunda en la que expliques métodos para conseguir más profundidad de campo (stacking) en que casos suele ser necesario y sobre todo métodos de bracketing para ampliar rango dinámico y poder mostrar esos exteriores a través de las ventanas a la vez que el interior perfectamente iluminado.

    Gracias y un saludo.

Dejar respuesta