La Vivian Maier de Barcelona

Tras una larga investigación dan con la autora de unas misteriosas fotos de los años 60: Milagros Caturla

16
Foto: Milagros Caturla

Unos negativos sin autor conocido que aparecen en un mercadillo, una larga investigación que conduce a una aficionada a la fotografía con un gran talento… Podría parecer el guión de la historia de la ya famosa Vivían Maier, pero esta vez no se trata de Nueva York, sino de la Barcelona de los años 60.

Tras años de investigación -relevaba recientemente El Periódico– los negativos que hace años compró el estadounidense Tom Sponheim en el Mercat Dels Encants de la ciudad Condal ya tienen nombre y apellido: Milagros Caturla.

La historia se remonta a 2001 cuando el comprador de los negativos revela algunas de las imágenes y descubre instantáneas con una calidad destacable. Ante la falta de datos, pide ayuda por Facebook y es ahí cuando comienza la investigación de Begoña Fernández, que finalmente consiguió dar con la autora.

Caturla, funcionaria y aficionada a la fotografía, retrató la ciudad con su Leica M2 durante la década de los 50 y los 60. Su obra -como tantas otras- estaba posiblemente condenada a caer en el olvido, de no ser por este feliz hallazgo. Una de sus imágenes, premiada en un concurso en 1961 fue la pista definitiva que consiguió confirmar la autoría de estos misteriosos negativos.

Una pequeña selección de las fotografías de Caturla serán expuestas en el festival Revela-T dedicado a la fotografía analógica y que este año se celebrará a partir del 19 de mayo en la localidad de Vilassar de Dalt.

16 Comentarios

  1. Sinceramente no entiendo el que no haya más comentarios sobre esta fotógrafa y sus fotos.
    Parece que si no se trata de algún fotógrafo consagrado y en ocasiones mitificado en exceso, no merece atención. Algunas de las fotos que se pueden ver, con más nivel que las de la americana y de muchos de los consagrados.

    • Pues no es tan raro.. es muy sencillo:

      Autores como esta los hay en todas las ciudades, si si… fotos preciosas a manos de desconocidos guardados en cajones en forma de negativos envejedios también y nadie está esperando comprarlos en un rastro para descubrirnos la nueva eclosión fotográfica que había vivido escondida apartada del mundo… de hecho hay muchos fotografos de aquellos años ya sean aficionados o profesionales que son timidamente conocidos por algunos en sus ciudades y a día de hoy… NADIE LES HACE NI PUÑETERO CASO.

      Por si puede ser más desagradable la historia, se repite absurdamente las similitudes con Maier, cuando lo que más bien parece en esta historia desde el primer momento, es que alguien y luego muchos, andaban buscando una “historia Maier” y cuando el hambre se junta con las ganas de comer…

      Asi pues Tolix no sufras… lo que nos descubrió Maier es que la fotografía puede ser muy buena sin que sus apellidos sean conocidos y que hay miles de fotos por ahí perdidas que son autenticas joyas y no están firmadas por autor famoso… así pues ya aprendimos la lección y no te preocupes, a los consagrados que tu dices ya pocos les prestan atención 😉 y Maier es en parte… responsable de ello.

      Conclusión: Si te gusta la fotografa, disfruta con su trabajo… su suerte es la de casi todos los fotografos aficionados o profesionales del mundo y no pasa absolutamente nada, seguro que ella se lo pasó muy bien con la cámara que al final.. es lo que parece le importaba.

      • Coño, SensiPixelTostones… ya estabas tardando mucho en aparecer. Llama a tu “brother” el Pelanas y ya estamos todos.

        P.D. comprate un gillete: tu discurso sigue teniendo mucha caspa.

  2. Para Barbudo.
    Pues me da igual que como dices, alguien andaba buscando otra historia Maier, me vale el que fotos que merecen ser vistas y admiradas, salgan a la luz.
    Mi comentario es porque se supone que los que andamos pululando por aquí, nos gusta la fotografía, y cuando vemos fotos como las que nos ocupan, nos haga aflorar esa sensación que te hace exclamar ¡coño! que buenas, que no tiene que ser a todo el mundo, y que cuanto más las miras, más te gustan. Pero parece que esa sensación solo aflora cuando se trata de opinar sobre tal o cual máquina, o si un fotógrafo tiene que hacer o no hacer fotos en determinadas circunstancias, y para acabar siempre como el “Rosario de la Aurora”.

    • Fotos como estas afloran a la luz todos los días en muchos lugares donde se comparten fotografías.. gente que saca el trabajo de sus padre o abuelos.

      Hace tiempo que el consumo de fotografías a derivado a otros sitios tolix y disfrutar de fotografías no tiene por que estar unido al reconomiento popular o el conseso colectivo y mucho menos la llegada de la noticia de turno. La fotografía y sus canales de distribución y consumo han cambiado mucho.

      • Será como dices, y claro que muchos tenemos fotos hechas por los padres, pero representan lo que representan. Recientemente a un amigo le he digitalizado negativos hechos por su padre, que era un gran aficionado a la fotografía, y aunque faltan bastantes por hacer, lo que he visto hasta ahora, no pasan de ser fotos familiares y del entorno del pueblo, pero carentes de un atractivo compositivo o visual, nada que ver con lo que nos ha legado, sin pretenderlo, la fotógrafa Milagros Caturla. Un saludo.

      • Si fotos como éstas afloran a la luz todos los dias, creo que Photolari nos tiene desinformados y nos mantiene en la oscuridad.

        Bueno es celebrar que salgan a la luz estas joyas, pero no hace falta ponerse tan estupendos y campanudos.

    • +1

      Y en este momento, con la proliferación del smartphone como herramienta fotográfica para street photography, mucho más. Saludos.

Dejar respuesta