Y al final el fotógrafo ganó al mono

Reconocidos los derechos de autor del fotógrafo David Slater sobre el famoso selfie de un mono

7
Foto: David Slater

Si un mono se hace un selfie, ¿los derechos de autor pertenece al simio o al fotógrafo dueño de la cámara que andaba por allí y propició la situación? Aunque parezca una pregunta absurda, hace ya años que los juzgados estadounidenses tienen que lidiar con este curioso tema a raíz de uno de los autorretratos más populares y virales de los últimos años.

Y es que la organización en defensa de los animales PETA reclamó en 2015 al fotógrafo David Slater los derechos de autor de la imagen, actuando -eso aseguran ellos- en nombre de Naruto, el famoso macaco de la imagen.

David Slater en una foto disparada por Naruto.

Pese a las diversas sentencias que daban la razón al fotógrafo y negaban la posibilidad de que un mono tuviera derechos de autor sobre una fotografía aunque técnicamente hubiera disparado la cámara, las apelaciones del grupo animalista consiguieron alargar el juicio. Y según Slater, prácticamente arruinarle por los costes del proceso judicial.

Ahora, las dos partes han llegado a un acuerdo para reconocer las sentencias a cambio de que el fotógrafo done un 25% de las ganancias que genere la foto a asociaciones que defiendan los derechos de los animales.

¿Una victoria del fotógrafo sobre los primates? Tal vez, aunque una cosa está clara: Naruto será ya siempre más famoso que el autor dueño de los derechos de la imagen.

Compartir

7 Comentarios

  1. La questión es darle caña al fotógrafo…que si la foto es trucada, que si la escena está preparada, que si el dedito es del mono (da igual que no sepa ni què hacía…).
    No creo que haya profesión menos reconocida que esta…

    • Es la verdad, todo el mundo se cree que sabe hacer fotos, sobre todo si tienes una gran cámara, y por lo tanto una foto bien hecha no es valorada adecuadamente.

      Por eso, después de una tímida recomendación de que contraten fotógrafo y no hacen caso, yo no tengo piedad, al que piensa así, le digo, no tengas problemas en hacer las fotos de la comunión de tu sobrino, o la boda de tu hermana, o esa foto familiar para los que ha costado tanto juntaros. Si luego veo las fotos los pongo a caldo.

      Es desconocimiento es muy atrevido, sobre todo en fotografía.

      Y para los de los móviles, si quieres hacer que dejen de presumir de móvil, solo con decirles que te pasen las fotos de Noche Vieja de hace 3 años ya los dejas fuera de juego.

Dejar respuesta