Así trabajan los fotógrafos en los Premios Feroz

12

Hay una máxima entre los fotógrafos de eventos que dice «nunca digas que algo no se puede organizar peor, porque seguro que alguien se esfuerza en desmentirte». A medio camino entre el asombro y la incredulidad hemos decidido cortar por lo sano y probar de primera mano si esas repetidísimas quejas de los fotoperiodistas de eventos son tan crudas como ellos afirman o una simple exageración.

Así, desechados los premios Goya por el temporal -y porque no nos llegaba la pasta- nos subimos casi literalmente a la chepa del fotoperiodista Ángel Pérez Meca para acompañarlo a los Premios Feroz, unos galardones relativamente jóvenes que son algo así como la antesala de los Goya.

Antes de entrar en materia Ángel se atreve a dar su previsión sobre como será la organización del evento y las condiciones fotográficas del photocall. Spoiler: lo clava.

12 Comentarios

  1. No seré yo quien critique o comente (para bien o para mal) las condiciones de trabajo de los fotoperiodistas y fotógrafos en general, pero lo que sí creo que es en cierto modo culpa de ellos por aceptar dichas condiciones.

    Por ello creo que un plantón del colectivo en solidaridad con estos profesionales debería ser tenido en cuenta.

    Vale, alguien dirá «si no lo hago yo, vendrá otro (con más o menos experiencia) que lo hará incluso por menos dinero» pero aquí es cuando yo digo que el prestigio, la profesionalidad no se debe rebajar y menos en casos donde los actores y actrices siempre hablan de situaciones similares…

    • Amen!!! Los fotógrafos debería acudir y de ver condiciones nefastas todos muy bien posicionados y con cámaras apagadas mientras se comen un bocadillo y asisten al «paseíllo» de tales personajes rebosantes de «cultura».
      ¿Y si uno decide hacer una foto? Collejón al canto.
      Para la siguiente, ya se lo currarán mejor. Y si no,….. pues bocata de calamares!!!

  2. Es estupendo conocer cómo se trabaja en ciertos contextos. Gracias!

    Lo que me agrada algo menos es el continuo tono «lastimero» generalizado de la narración: que si esto mal, que si lo otro también…

    No sé, creo que muchas profesiones tienen sus dificultades y tampoco se favorece la labor de esos profesionales. No me parece justo quedarse solo con este mensaje. Tendrá también algo bueno.

    • Es que la fotografía engloba trabajos muy desiguales, con condiciones muy distintas. Esto no tiene nada que ver con el «molón» instagramer viajero que vive como un multimillonario.

  3. Llama la atención el primer fotograma que encabeza el artículo, mucho fotógrafo, parece que demasiados. Casualmente en estos momentos estoy viendo la final del open de Australia de tenis, que a nivel mundial tiene más repercusión informativa que estos premios “ferozes”, y hay menos de la cuarta parte de fotógrafos que los vistos aquí. También resulta llamativo el hacer más de seis mil fotos en un evento donde como reconoce el fotógrafo, solo hay dos personajes destacados. Escuchadas todas las quejas, calor, desorganización, que si las luces, etc., recomendaría a todos los “quejicas” que echaran un vistazo al enlace que aparece en artículos relacionados sobre Juana Biarnés, y luego se hiciesen esta pregunta, soy fotógrafo-fotógrafo, o soy otra cosa y disparo una ametralladora con forma de cámara.

    • No es lo mismo fotografiar por placer que por obligación. No es lo mismo el profesional, que a veces acabará hasta los cojones de la cámara, que el aficionado que sale cuatro días al mes en plan chachipiruli y que más que fotografiar le gusta cacharrear.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.