Tras hacerse muy popular entre los videógrafos con sus monitores y grabadores, entre los que se encuentra el súper ventas Ninja V, la empresa australiana Atomos se ha lanzado al desarrollo de sus propios sensores de imagen, una actividad que cada vez está en manos de menos fabricantes.

Al parece la compañía ya ha completado el desarrollo de su primer sensor, del que aun no ha trascendido ningún dato técnico más allá de la resolución, que será de 8K, y de que se trata de un sensor orientado a la industria cinematográfica.

ninja-plus

El anuncio se produjo en el marco de una reunión con inversores que tuvo lugar acece ya alguna semanas, aunque la noticia no ha trascendido hasta que la web Image Sensor Wolrd se ha hecho eco.

Al parecer este sorprendente movimiento tiene su origen en la adquisición de la empresa de equipos de transmisión Grass Valley hace cinco años. Según Atomos se está aprovechando el personal y las patentes de esta empresa para el desarrollo del nuevo sensor, que promete estar a la vanguardia de la industria.

La compañía sugiere que ya está en conversaciones con varios fabricantes de cámaras para usar su sensor, aunque por el momento no hay ninguna información completa sobre cuando podría llegar al mercado.