Una intensa actividad solar con fuertes tormentas geomagnéticas ha provocado que se hayan visto auroras boreales en España y otros lugares con latitudes muy bajas del hemisferio norte, donde este fenómeno es totalmente excepcional.

«Miré las webcams de captura fija instaladas en Izaña después de ver revuelo en Twitter y las fotos de auroras boreales que empezaba a subir la gente. No tenía claro lo que veía porque era sutil pero decidí coger mi equipo y lanzarme al monte», nos cuenta Juan José Guidonet Suárez-Gómez (en redes Photoshot_Tenerife) que la pasada madrugada consiguió capturar esta espectacular foto del arco de la vía láctea con la aurora boreal de telón de fondo.

© José Guidonet Suárez-Gómez
© José Guidonet Suárez-Gómez

«Me planté en un mirador del Teide y disparé sin ni siquiera enfocar solo para ver si salía algo que no podía apreciar a simple vista. Y allí estaba la aurora. Los resultados no eran suficientemente espectaculares así que crucé el parque nacional para llegar a mi huerto desde donde pensé que podría sacar el arco de la vía láctea con la aurora», relata.

Guidonet no ha sido el único que ha dormido poco esta pasada noche. Fotógrafos y fotógrafas de todo el país y de muchos lugares del mundo no han querido perderse este espectáculo que, por una vez, se puede decir que es único sin caer en la exageración gratuita. Entre ellos, por cierto, David De la Iglesia, que ya nos ha prometido un relato detallado de la foto que ha conseguido de San Juan de Gaztelugatxe.

¿Por qué se ven auroras en España?

El Sol es el causante de este espectáculo que ha teñido de rosa los cielos de medio mundo y ha revolucionado Twitter, poniendo en alerta al mismísimo Elon Musk preocupado por sus satélites Starlink, explica Emilio Rey, divulgador meteorológico.

Concretamente una tormenta solar enorme que lanza radiación electromagnética y viento solar, lo que podría traducirse como una corriente de electricidad, tan gigantesca que en esta ocasión llega de pleno a la Tierra y provoca esta serie de alteraciones nada comunes.

¿Ha ocurrido antes? Por lo visto sí hay episodios previos documentados, como el sucedido durante la Guerra Civil española.

Lo que vemos desde la Tierra en forma de aurora boreal -apunta Rey- es la radiación electromagnética que llega del Sol y que la magnetosfera (una de las capas de la Tierra) desvía hacia los polos. Algo que hace que el fenómeno sea aún más impresionante.

Por un lado podemos ver el espectáculo de luces en el cielo y por otro, aunque no lo veamos, entender que la magnetosfera hace de escudo y desvía la radiación para asegurar la supervivencia del planeta y los seres vivos que habitan en él.  «Sin la magnetosfera protegiéndonos el viento solar nos mataría”, recuerda Rey.

¿Por qué las auroras son rosas y no verdes?

El color de las auroras lo determinan los átomos que viajan en ese viento solar (que pueden ser de carbono, de hidrogeno…), el color verde suele ser el más común pero también hay azules, rojas o rosadas como en esta ocasión.

Por cierto, el intenso color magenta que estamos viendo en muchas fotografías no puede apreciarse tal cual a simple vista y es fruto de largas exposiciones.

Pero, sin duda, la pregunta que todo el mundo se hace ahora mismo es si esta próxima noche volverán a repetirse. Según explica Rey, seguramente la mejor noche para capturar auroras boreales fue la del viernes y es probable que esta noche no puedan verse. O si se ven sean de una forma más sutil, matiza. Pero insiste en que estas predicciones son siempre con muchas reservas porque el panorama puede cambiar en cuestión de horas.

Con estos datos sobre la mesa aún podemos mantener la esperanza y tener la cámara a mano esta noche porque, aunque estos ciclos solares se producen cada 11 años, no siempre son tan intensos y cabe la posibilidad de que no volvamos a ver nunca más auroras boreales por nuestras latitudes.