Blackmagic Cinema Camera 6K: ¿qué aportan el full frame y la montura L?

0

Recientemente conocimos la noticia de que Blackmagic había decidido unirse a la L-Mount Alliance, la alianza de empresas fundada por Panasonic, Leica y Sigma en torno a la montura L. Y este es el primer fruto de esta unión, la Blackmagic Cinema Camera 6K, la primera cámara de la firma con sensor full frame y montura L.

La sensación es que la cámara es algo así como una Panasonic S5 embutida en el típico cuerpo de una Pocket Cinema Camera de Blackmagic, con todo lo que eso implica en cuanto a filosofía, ecosistema y flujo de trabajo.

Diseño conocido

Blackmagic ha decidido prescindir de la palabra «pocket» en el nombre de este modelo, pero lo cierto es que la nueva cámara es prácticamente igual que las Pocket Cinema Camera 6K, 6K Pro y 6K G2, armadas con sensor APS-C y montura EF.

De hecho la única diferencia evidente en el diseño esta marcada por la elección de la montura L, con una distancia de brida muy corta en comparación con la clásica montura EF. De hecho en los modelo anteriores Blackmagic aprovechaba ese hueco de la montura donde debería ir un espejo réflex para albergar los filtros ND internos.

Blackmagic Cinema Camera 6K – 01

Obviamente la Cinema Camera 6K no cuenta con estos filtros, que aunque son muy prácticos muchos profesionales sostienen que no son de mucha calidad.

Esta combinación de sensor grande con una montura moderna de brida corta abre la puerta a la posibilidad de usar todo tipo de objetivos mediante adaptadores, algo muy demandado en la industria del cine.

Por lo demás la cámara repite ese diseño bastante tosco y con más plástico del que nos gustaría que define toda la saga, que por otro lado destaca por su funcionalidad y por su sistema de refrigeración.

Blackmagic Cinema Camera 6K – 05

Y como no también por su enorme pantalla táctil de 5 pulgadas y 1500 nits de brillo que es una auténtica maravilla, da gusto trabajar con ella y nos permite prescindir de un monitor externo. Algo que se complemente con el fantástico sistema de menús de Blackmagic, posiblemente uno de los mejores del mercado.

La cámara vuelve a apostar por las baterías NP-F570, que duran realmente poco en esta cámara. Lo mejor es alimentar externamente o comprar la empuñadura que cuenta con otras dos baterías extra, pero aumenta considerablemente el tamaño de la cámara.

Blackmagic Cinema Camera 6K – 09

Por cierto, otro cambio importante es que desaparece la ranura para tarjetas SD, y se queda solo la ranura para CFexpress. También se puede grabar, como no, en discos SSD a través de USB-C, una característica habitual en estas cámaras y que muchas marcas están copiando.

Ni enfoque continuo ni estabilizador

Al que conozca la marca esto no le sorprenderá, pero merece la pena recordar que la cámara no cuenta ni con autofoco continuo ni con estabilizador de imagen.

Es cierto que en el segmento del cine y de las producciones más o menos planificas, donde quiere competir esta Blackmagic, el AF y el estabilizador no son tan habituales. Pero aun así cámaras como la Canon C70, las Sony FX y Burano o rarezas como la Ronin 4D ya han empezado a incorporar estas características.

Blackmagic Cinema Camera 6K – 06

La Cinema Camera 6K sí cuenta con un AF simple por contraste, tanto desde un botón dedicado como usando la pantalla táctil, lo que resulta práctico al menos para marcar el foco al inicio de la toma o hacer transiciones sencillas entre diferentes planos de enfoque.

En cuanto la estabilizador Blackmagic lo fía todo a DaVinci Resolve, que es capaz de estabilizar de forma muy eficaz usando metadatos de la cámara recogidos por sensores y giróscopos.

6K y formato RAW

Hablar de formatos de grabación en esta cámara es muy sencillo, porque sólo permite grabar en Blackmagic RAW. A diferencia de otras cámaras de la firma, esta Blackmagic Cinema Camera prescinde del Apple ProRes y se queda solamente con su propio formato RAW.

Blackmagic Cinema Camera 6K – 07

Como suele ser habitual en las cámaras que graban en RAW, no hay procesos de reescalado de la imagen en esta Cinema Camera, así que si queremos grabar por debajo de la resolución nativa de 6K en formato 3:2 tendremos que hacer recortes en el sensor. Estas son las opciones de grabación:

  • 6K open gate en formato 3:2 (6048 x 4032) hasta 36 fps
  • 4,8K anamórfico en formato 6:5 (4832 x 4032) hasta 36 fps
  • 6K DCI en formato 17:9 (6048 x 3200) hasta 48 fps
  • 6K panorámico en formato 2.4:1 (6048 x 2520) hasta 60 fps
  • 4K Super 35 en formato 4:3 (4096 x 3072) hasta 50 fps
  • 4K DCI en 19;9 (4096 x 2160) hasta 60 fps
  • 2K Super 16 en formato 16:9 (2112 x 1148) hasta 100 fps
  • Full HD en formato 16:9 (1920 x 1080) hasta 120 fps

Calidad de cine

Ya lo hemos explicado cuando hemos probado otros modelos de la marca, la imagen que conseguimos con estas cámaras tiene algo especial que no se consigue (o no tan fácilmente) con otras. Es una imagen menos afilada, más suave, con las luces altas más controladas y más detalle en las sombras. Sí, la imagen es más ORGÁNICA.

Eso sí, también es más ruidosa, ya que en el RAW de Blackmagic no hay reducción de ruido de ningún tipo, con lo que el grano se hace muy presente a partir de los 1600 ISO. Estos archivos están pensados quitar el ruido en postproducción.

Blackmagic Cinema Camera 6K – 08

Curiosamente el sensor tiene doble ISO nativo de 400 y 3200, pero la sensación es que el segundo ISO es bastante más ruidoso que el primero, y eso no debería ser así.

Al margen de esto a nosotros nos encanta el look que podemos conseguir con esta cámara, sobre todo en cuando a colorimetría y tonos de piel. Además el formato BRAW es sumamente eficiente y flexible, con tamaños de archivo muy llevadores seguimos teniendo un control muy preciso de la imagen y sobre todo del balance de blancos.

BMCC-6K

Eso sí, los análisis técnicos de la cámara que hacen otros medios con herramientas específicas para ello, demuestran que el rango dinámico y la latitud es muy similar al que conseguíamos con las Cinema Camera con sensor APS-C, así que la incorporación de un sensor full frame no ha aportado mejoras en este sentido.

Blackmagic Cinema Camera 6K – 04

Así mismo podemos esperar de esta cámara un rendimiento en este sentido en la línea de la Panasonic S5 II, la Sony A1 o la Canon EOS R5 C.

En cuanto al efecto rolling shutter los resultados son mediocres, es decir muy en la media. No vas a tener grandes problemas en la mayoría de situaciones, pero no podemos esperar un rendimiento como el que ofrece cualquier Micro Cuatro Tercios o cámaras como las Nikon Z8 y Z9, la Fujifilm X-H2S o la Sony A7S III.

Conclusión

Lo cierto es que lo mismo que dijimos en su momento cuando analizamos la Pocket Cinema Camera 6K Pro sirve exactamente igual para la Cinema Camera 6K. De hecho esto no es una renovación, si no una opción más en el catálogo para el que busque ese look del full frame y la versatilidad de una montura moderna de brida corta.

Pero más allá de eso la nueva cámara no aporta nada revolucionario respecto a los modelos anteriores.

La principal razón para comprarse una Blackmagic Cinema Camera sigue siendo tener acceso a un formato RAW altamente eficiente y a un flujo de trabajo y de gestión de color profesional, que conseguimos usando DaVinci Resolve.

 

BMCC-6K-2

Si esto no es una prioridad, posiblemente con la Panasonic Lumix S5 II conseguirás una calidad de imagen similar y tendrás una cámaras más versátil, con su AF y su estabilizador y que, además, también se puede usar como cámara de fotos.

Dicho esto nos ha vuelto a encantar pasar unos días con esta cámara y su particular touch & feel, tiene un carácter y una filosofía que difícilmente encontraremos en otros modelos de la competencia, y menos aun por este precio.