Hemos estado probando la nueva PowerShot V10 este verano y queremos explicaros, muy brevemente, que es lo que más nos ha gustado y lo que menos de la peculiar cámara para vlogging de Canon.

Nos ha gustado el diseño, elegante y compacto, con un botón de grabación en la parte frontal que facilita mucho la tarea de grabarse a uno mismo. Además es igual de cómodo grabar en vertical que en horizontal gracias a la forma de la cámara y a la posición de la pantalla.

Canon-PowerShot-V10-oficial-04

La combinación de un objetivo fijo de 19 mm y luminosidad f2.8 con un sensor de una pulgada nos parece perfecta para vlogging. Podemos conseguir fondos ligeramente desenfocados y la cámara responde bien cuando la luz escasea.

De hecho la calidad de imagen es muy interesante, especialmente el color y los tonos de piel. Además la V10 cuenta con unos filtros de color tipo Instagram que son la mar de vistosos.

V10

Punto positivo también para su micrófono estéreo de alta calidad, que rinde muy bien y nos permite olvidarnos de llevar micro externos. Nos hubiera gustado eso sí contar con opciones para ajustar la direccionalidad como en otras cámaras de la competencia.

Y nos ha parecido muy original el soporte desplegable que incluye la V10, y que permite dejarla sobre una superficie plana en un posición perfecta para vloggear o hacer una videoconferencia. No sustituye a un trípode, pero te puede sacar de un apuro.

v10-3

Lo que no nos ha gustado. La pantalla, de dos pulgadas, nos ha parecido demasiado pequeña. Tanto que nos constaba incluso leer los menús de la cámara.

El sistema de enfoque por contraste no acaba de funcionar todo lo bien que debería, en ocasiones tiende a enfocar al fondo a pesar de detectar caras en el plano. Esto es realmente un problema en un cámara de vlogging, en la que además no se puede apreciar en pantalla si el foco está en su sitio.

Canon-PowerShot-V10-oficial-09

La duración de la batería es un poco justita, apenas hemos podido rascar unos 40 minutos de grabación, y además no es extraíble así que no podemos llevar baterías de repuesto. Eso sí, podemos conectar la V10 a una batería externa a través de USB-C.

En definitiva la Canon PowerShot V10 nos ha parecido una cámara diferente y original, y eso hay que valorarlo en un mercado que tiende a ser muy conservador. Pero Canon debería corregir algunas cosas de cara a una segunda generación para ser realmente competitiva en segmento del vlogging.