Que el futuro de las compactas pasa por especializarse en el vloging hace ya tiempo que Sony lo ha dejado bastante claro. Ahora Canon se apunta también a esta tendencia con su nueva PowerShot V10, una cámara con sensor de 1 pulgada y pensada como modelo de entrada para quienes -según explica la marca- quieren algo más que un smartphone para sus vídeos.

Con un diseño muy peculiar, en realidad esta V10 parece recuperar conceptos como el de la curiosa Legria Mini X -una cámara que en 2014 ya jugaba con la idea del vloging- o más tarde la Powershot N.
Canon-PowerShot-V10-oficial-09Una cámara de bolsillo que pesa apenas 210 gramos y pensada directamente para grabar en vertical y con los formatos más habituales en redes sociales. Cuesta con un CMOS de 1 pulgada y 20 megapíxeles y una óptica fija equivalente a un 19 mm f2.8.

Dispone de un botón frontal de grabación, pantalla abatible de 2 pulgadas y es capaz de grabar en 4K 30p o Full HD a 60p, sin limitación de tiempo y con un filtro ND automático de hasta 3 pasos.

Canon-PowerShot-V10-oficial-04El audio es otro de los aspectos clave en esta cámara, que cuenta con dos micrófonos integrados e incluye de serie los clásicos dead cats para el viento. En uno de los kits propuestos también se vende junto a una sencilla jaula desarrollada, como los accesorios para micro, por Smallrig.

Canon-PowerShot-V10-oficial-02

De todos modos, además de la rosca para trípode la cámara también incluye un soporte integrado que permite apoyarla para grabar o realizar un streaming. La conexión USB C además de cargar la batería (se promete una hora de autonomía, aproximadamente) también permite esta conexión directa para usarla como webcam.

Canon-PowerShot-V10-oficial-08Disponible a lo largo del próximo mes de junio, su precio será de unos 500 euros. Desde Canon se plantea como una alternativa sencilla y económica a sus PowerShot G7X Mark III o a la más reciente EOS R50.