Por si quedaba alguna duda de que 2020 era para Canon el año de sus sin espejo, la compañía lo ha dejado muy claro con la llegada hoy de dos nuevas cámaras, cuatro objetivos y dos multiplicadores. Además de los singulares 600 mm f11 y 800 mm f11, la compañía también ha sumado a su gama con bayoneta RF los más tradicionales 100-500 mm f4.5-7.1 y un 85 mm f2 Macro.

En realidad el 100-500 mm tiene poco de tradicional pues que se trata de una revisión del más habitual 100-400 milímetros. En este caso se extiende la focal más larga pero a cambio pierde luminosidad hasta f7.1, si bien Canon ha insistido que a 400 mm se mantiene la apertura de f5.6, la normal en este tipo de zooms.

Canon-100-500-RF-02

Se trata de un objetivo de la serie L -la más cotizada de Canon- que presume de un estabilizador de 5 pasos así como una construcción sellada y resistente al agua y al polvo. Su peso es de algo más de 1,5 kilos, cierra hasta f54 en su focal más larga y la distancia mínima de enfoque es de 90 centímetros cuando se trabaja con el 100 milímetros. La rosca frontal, por su parte, es de 77 milímetros.

El nuevo Canon 100-500 mm f4.5-7.1 IS L RF costará unos 3300 euros.

Canon 85 mm f2 IS Macro

Muy interesante también el nuevo 85 mm f2 para la bayoneta de las EOS R que apunta tanto a la fotografía de retrato gracias a su focal y luminosidad como a las tomas macro, con una distancia mínima de enfoque de 35 centímetros y una capacidad de ampliación de 0,5x.

Canon-85-RF-01jpg

De tamaño y peso moderados (500 gramos), este objetivo fijo cuenta con estabilizador óptico que promete ofrecer hasta 8 pasos cuando se combina con las nuevas EOS R5 y R6 y su estabilizador de 5 ejes. Con cuerpos no estabilizador la cifra se reduce a 5 pasos.

Su precio es de uno 750 euros.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.