Aunque en España nunca se ha usado esa denominación, durante décadas nuestras EOS de tres y cuatro cifras han sido las Kiss en Japón y las Rebel en América. Incluso con la llegada de las sin espejo, algunas EOS-M de la compañía también adoptaron ese nombre y nuestra EOS M50 Mark II, por ejemplo, es la Kiss M2 en Japón.

Una historia que llega hasta ahora, porque Canon ha decidido prescindir de la denominación Kiss para la nueva EOS R50, algo así como la heredera de la M50 Mark II. La nueva sin espejo con sensor APS-C mantendrá la misma denominación en todo el mundo, ha indicado la compañía.

Aunque Canon Japón sí ha confirmado oficialmente el fin de las Kiss, no ocurre lo mismo con las Rebel americanas, aunque desde Canon Rumors aseguran que el plan es el mismo. Y, de paso, aprovechan para rescatar aquel mítico anuncio en el que el mismísimo Andre Agassi anunciaba en 1990 la Canon EOS Rebel. De película, claro.

Pero más allá del cambio en el nombre de algunos modelos en ciertos mercados, este fin de las Kiss japonesas afianza la teoría de que las EOS-M tienen poco o ningún futuro en el lineal del Canon.

Una idea que ya tomó fuerza con la llegada de las EOS R7 y R10 con sensor APS-C y montura R y que la reciente R50 ha acabado de rematar. Las populares M50 y M50 Mark II justificaban casi por sí solas el sistema y la montura M, pero ahora que ha llegado su relevo  ya dentro del sistema R no parece tener mucho sentido mantener dos monturas sin espejo.

Canon-R50-oficial-01Es verdad que no hay ninguna confirmación oficial al respecto ni, de hecho, suele haberlas para informar sobre el fin de un sistema. ¿Ha anunciado Sony el fin de sus cámaras de montura A? ¿Hubo nota oficial sobre la desaparición de las Cuatro Tercios?

Hasta ahora el mensaje de Canon era que las EOS R eran para usuarios más avanzados que buscan una gama de ópticas amplia, mientras que las EOS M buscan un público que se conforma con las ópticas de serie.