Se ha convertido en uno de los flashes más populares entre los profesionales. Y es que, pese a su elevado precio, el A1 primero y después el A1X de Profoto y su cabezal redondo presumen de ser el flash de estudio más pequeño del mundo. Y el único -según está lógica- que se puede montar directamente en la zapata de la cámara.

Profoto-A1X-Fuji-01

Disponible hasta ahora para los sistemas réflex de Canon, Nikon y para las Sony, Profoto acaba de anunciar la disponibilidad de una nueva versión compatible con las cámaras Fujifilm del sistema X.

La presencia de Fujifilm en el mercado de la fotografía de bodas hace que resulte un sistema especialmente interesante para este Profoto A1X. De hecho, el vídeo oficial de presentación se centra en esta especialidad.

El precio se mantiene respecto al resto de versiones, con unos 1075 euros para la unidad del A1X y 100 euros más si se quiere con el Profoto Connect para usarlo separado de la cámara.

2 Comentarios

  1. El minimo de potencia lo tiene alto y no corta, con lo que para copiar luces se tienen que poner diafragmes altos, olvidaros de utilizarlo a f1,8, yo me lleve una chasco grande al probarlo porque la luz que da y lo rápido que carga si están muy bien, pero tiene ese tiene ese problema grande que aunque tenga TTL a distancias de unos dos metros o menos y copiando luces quema las fotografías porque no puedes dar menos destello, constantemente me salía el aviso «2.0 EXP».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.