Fujifilm X-T50: así es la versión pequeña -y algo más barata- de la X-T5

1

Es una gama que ya muchos dábamos por muerta y enterrada, pero tal y como se había rumoreado estos últimos días, Fujifilm acaba de lanzar la nueva X-T50, la hermana pequeña -y también más asequible- de la X-T5, con la que comparte buena parte de las especificaciones, incluido el sensor de 40 megapíxeles y el estabilizador.

Hay que recordar que Fuji no renovaba esta saga de cámaras desde 2021, cuando lanzo la X-T30 II. Antes tuvimos las X-T10, X-T20 y X-T30, todas ellas versiones pequeñas y recortadas en prestaciones de las X-T1, X-T2 y X-T3. Pero tras la X-T4 la marca se salió por la tangente y en vez de la X-T40 se saco de la manga la X-S10, un nuevo concepto de cámara.

Fujifilm X-T50-13

La X-T40 se fue al limbo y en su lugar llegó la X-T30 II, una renovación menor de la X-T30 que incluía algunas prestaciones de la X-T4.

Así que pocos esperábamos ya una X-T50, y menos aun después de renovar la gama media con la X-S20. Pero aquí está, y en Photolari ya hemos podido pasar un ratito con ella para explicaros todas sus claves.

Dial de simulaciones de película

El diseño de la cámara se mantiene fiel al resto de la saga, un cuerpo compacto y ligero que apuesta fuerte por el clasicismo. La X-T50 es sutilmente más grande y pesada -438 gramos con batería- que su predecesora, y sus líneas son algo más redondeadas. También nos encontramos con una empuñadura un poco más gruesa y pronunciada.

Fujifilm X-T50-14

Fujifilm X-T50-15

El gran cambio respecto a la X-T30 II es que la X-T50 sustituye el clásico dial de modos de ráfaga por un dial que permite seleccionar las principales simulaciones de película. Y es que Fujifilm ha querido darle mucha presencia al color en esta cámara.

El dial cuenta con varios modos predefinidos y también ofrece espacios para asignar otros al gusto. Al girar el dial aparece en pantalla una imagen con el carrete en cuestión que estamos emulado, todo muy cuqui.

Fujifilm X-T50-4

No hay cambios tampoco en la pantalla, que sigue siendo abatible solo en vertical, y no desplegable. Quizás una cámara como ésta podría haber apostado más por el vlogging.

40 megapíxeles y estabilizador

Pero lo realmente importante de esta cámara está por dentro, ya que Fujifilm la ha equipado con el mismo sensor APS-C de 40 megapíxeles que podemos encontrar en las X-T5, la X-H2 y la reciente X100 VI, por lo que la calidad de imagen está más que garantizada.

Fujifilm X-T50-10

Además, y por primera vez en esta saga, la X-T50 también cuenta con estabilizador en el cuerpo, que promete ser capaz de compensar hasta siete pasos de exposición. Sin duda un gran noticia que Fuji no haya recortado la cámara en este sentido.

La X-T50 también lleva el X-Processor 5, el procesador más moderno de la firma Gracias a él la cámara cuenta con los algoritmos de enfoque más modernos, con detección de cara y ojo, animales, trenes, pájaros, motocicletas y todo ese tipo de cosas.

Fujifilm X-T50-11

La influencia del procesador también se deja ver en el apartado del vídeo. La X-T50 puede grabar en 6,2K hasta 30p con un recorte del sensor de 1,22x, y en 4K hasta 50p usando todas la superficie del sensor pero desechando parte de la resolución.

1500 euros

La gama X-T de dos cifras siempre ha estado planteada como un alternativa más sencilla, compacta y económica de sus hermanas mayores. Y en el caso de la X-T50 también es así, a pesar de que el cuerpo estará disponible por 1500 euros.

Fujifilm X-T50-16

Por poner la cifra en contexto la X-T5, su hermana mayor, anda ahora mismo algo por debajo de los 1800 euros, así que por unos 300 euros podemos tener una cámara que no renuncia a la mayoría de prestaciones, al menos no a las más importantes.

En la misma gama de precios Fujifilm tiene también la X-S20, con un diseño más moderno y más orientada al vídeo y al vlogging, con lo que la marca se asegura de llegar a dos tipos de usuarios distintos.

Fujifilm X-T50-12
La nueva X-T50 junto a la X-T30

El problema es que la X-T30 II, la última cámara de la saga, costaba en el momento de su lanzamiento en 2021 solo 900 euros el cuerpo, lo que confirma la tendencia al alza del precio de las cámaras en los últimos años.

Aunque también es cierto que esta X-T50 es una cámara mucho más completa y potente que sus predecesoras, y a falta de probarla más a fondo nos parece una digna competidora para los que busquen una cámara de tamaño compacto y aire clásico con un excelente rendimiento.

1 COMENTARIO

  1. Se ve muy buena, me gusta el dial de modos de película, tan bien calibradas en Fuji, pero yo lo hubiera cambiado por el de velocidad, y puesto a la izquierda un dial ISO. La velocidad, así como el diafragma, se controla mejor desde la rueda de atrás o de adelante, en cambio prefiero ver el iso sin tener que entrar al menú. Perdió un poco su aspecto clásico con las nuevas formas redondeadas, pero parece haberlo ganado en funcionalidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.