En estos tiempos de dos, tres o cinco cámaras por móvil, Google ha preferido apostar por la receta clásica en su nuevo Pixel 3 que, tras semanas de filtraciones -incluso estaba a la venta en algunos países antes de anunciarse- fue presentado ayer de forma oficial.

Y aparentemente la cámara y las prestaciones fotográficas vuelven a ser uno de los puntos fuertes de este smartphone. Sólo así se entiende que Google haya fichado a nada menos que a la fotógrafa Annie Leibovitz para promocionar su nuevo terminal que, según explicaron, será la cámara que utilizará para un futuro proyecto.

Una embajadora de lujo que, por cierto, hace ya algunos años aseguró que la mejor cámara compacta del mundo era el iPhone. Habrá que ver si realmente Leibovitz se ha pasado a Android o estamos ante uno de esos casos en los que una cara conocida promociona y asegura usar -con un tuit desde su iPhone- otro terminal.

En cualquier caso, desde Google no se dudó en definir la del nuevo Pixel como la mejor cámara móvil del mundo y se presumió de numerosas portadas de Conde Nast disparadas con este modelo.

Pero volviendo a las prestaciones del Pixel 3, el nuevo modelo llega en dos configuraciones con pantallas de 5,5 y 6,3 pulgadas en la versión XL con el inevitable notch.

Fotografía de muestra de la cámara frontal publicada por Google

La cámara principal mantiene intactas las especificaciones de la generación anterior, con un sensor de 12,2 megapíxeles y una óptica con focal equivalente a 28 mm f1.8.

Curiosamente es la cámara frontal la que sí se apunta a la configuración dual, con un módulo de 8 MP y 19 mm para selfies en grupo -el foco es fijo en este caso- y otra cámara con un 28 mm f1.8.

Pese a la aparente falta de novedades en la cámara principal y esa configuración conservadora no hay que olvidar que el Pixel 2 siempre ha gozado de gran popularidad entre los aficionados a la fotografía móvil y su desenfoque se considera de los mejores del mercado pese a contar con una sola cámara.

Otra muestra oficial de Google del Pixel 3

De todos modos, el Pixel 3 sí que llega con mejoras en el procesamiento de la imagen, con un disparo múltiple de hasta 15 fotos que se utiliza para ofrecer un zoom digital que promete acercarse en calidad a uno óptico y ofrecer un rendimiento superior tanto en lo que respecta al control de ruido en fotos con poca luz como a la hora de iluminar los retratos en escenas complejas.

Disponibles a partir de las próximas semanas -ya pueden reservarse- el precio de partida del nuevo Pixel 3 es de unos 850 euros.

Compartir

11 Comentarios

  1. Si lo computacional puede superar (y solo es un suponer) las barreras físicas que antes imponía un sensor mayor o una óptica mejor, ¿por qué cojones no se ponen manos a la obra los fabricantes de cámaras en mejorar en este aspecto, tal y como están haciendo los fabricantes de telefonía móvil?

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.