Mismo diseño, mismo sensor pero un precio notablemente más ajustado. Así se presenta la nueva Hasselblad X1D II 50c que, pese a los rumores de los últimos días, no apuesta por un nuevo CMOS de 100 megapixeles y llega con una más que discreta lista de novedades.

Eso sí, frente a los más de 10.000 euros que costaba en su momento la primera generación de esta cámara sin espejo de formato medio, la X1D II se presenta con un precio de 6000 euros con el que, sin duda, Hasselblad quiere plantar cara a las GFX 50S y 50R de Fujifilm.

¿Y qué es lo que cambia en este modelo? Según la información publicada por la compañía, la pantalla posterior ahora es mayor (3,6 pulgadas) y permite la selección del punto de enfoque mediante controles táctiles, el visor electrónico también mejora su resolución y, sobre todo, la cámara gana en agilidad respecto a su predecesora.

Sin duda, una de las asignaturas pendientes de una cámara que no era especialmente rápida. Desde Hasselblad hablan de una mejora del 47% en el tiempo de encendido así como de una reducción considerable del lag del disparo así como del blackout del visor.

La lista de pequeños cambios incorporados también incluye un modulo GPS integrado, la mejora de la ráfaga en 0,4 disparos más por segundo, así como unos menús de maneje más sencillo e intuitivos.

Compartir

2 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.