¿Quién necesita 100 millones de píxeles? Una pregunta muy habitual que tiene en la fotografía aérea una de las mejores posibles respuesta. El nivel de detalle que necesitan este tipo de tomas hace que aquí ese centenar de megapixeles tengan sentido.

Esa es precisamente la nueva apuesta de la alianza entre DJI y Hasselblad, que han anunciado el desarrollo de un sistema para fotografía aérea basado en la H6D-100c y que aspira a ser a finales de este año el primer don con una resolución de 100 megapixeles.

En realidad, más que un don al uso se trata de la combinación de tres elementos: la citada cámara de formato medio, el dron DJI M600 Pro dotado de 6 hélices y el estabilizador Ronin MX-Gimbal.

Una combinación de lujo para poner en el aire una de las cámaras más potentes del mercado y cuyo precio final, eso sí, se desconoce por ahora. Un adelanto: no será nada barato.