En las últimas semanas se ha hablado mucho sobre el estado de salud de Kate Middleton, la princesa de Gales, que recientemente se ha sometido a una cirugía abdominal rodeada del habitual secretismo que impera en todo lo que concierne a la familia real británica.

Pero la publicación de una simple fotografía ha sido más que suficiente para reavivar todas las sospechas en torno a la salud de la princesa.

Este domingo, día de la madre en el Reino Unido, Kate Middleton aprovechaba la ocasión para publicar una fotografía en redes sociales rodeada de sus tres hijos. Era su primera aparición pública desde diciembre, y al instante las principales agencias de prensa distribuyeron la imagen a todos los medios del país.

La princesa de Gales es aficionada a la fotografía y, desde hace años, es ella misma la responsable de gestionar y distribuir las fotos oficiales de su familia. De hecho la autoría de esta fotografía en concreto está atribuida a Guillermo de Inglaterra. Hasta aquí todo normal.

Pero a medida que avanza el día de autos, miles de usuarios empiezan a denunciar que la foto ha sido manipulada, mostrando varias evidencias que indican que se han borrado o clonado partes de la imagen. Inmediatamente, agencias como Associated Press, Reuters, Agence France-Presse o Getty retiran la fotografía de sus servidores y advierten a sus clientes de que la imagen estaba manipulada.

km
Detalle de la fotografía en la que se puede ver la manipulación en la manga de la niña.

Finalmente, los propios príncipes de Gales han tenido que admitir los hechos y han publicado un disculpa en las principales redes sociales. «Como muchos fotógrafos aficionados, de vez en cuando experimento con la edición. Quería expresar mis disculpas por cualquier confusión que haya causado la fotografía familiar que compartimos ayer. Espero que todos los que lo celebran hayan tenido un muy feliz Día de la Madre». reza el escueto comunicado.

Posiblemente la publicación de esta foto buscaba acallar los rumores sobre el paradero y el estado de salud de la princesa, pero un uso torpe de Photoshop ha generado el efecto totalmente contrario, alimentar todo tipo de especulaciones y dar rienda suelta a teorías conspiranoicas de los tabloides británicos.

Quienes se animen a seguir la evolución de este prometedor culebrón, los últimos hallazgos aseguran que la foto de la princesa es la misma que se publicó en la portada de Vogue y que ha sido pegada en este collage familiar. La historia, convertida ya en un auténtico filón para la prensa del corazón, abre de nuevo el debate sobre la fiabilidad de las fotos oficiales que distribuyen las partes interesadas, ya sea la Casa Real como en este caso, o los partidos políticos.

2 COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.