«Exigimos al Gobierno de Ceuta la retirada inmediata de esa exposición por ofender los sentimientos religiosos de una parte importante de los ceutíes». Ha bastado un tuit de VOX y la correspondiente amenaza de emprender «acciones judiciales por un posible delito contra los sentimientos religiosos» para que el trabajo «Historias Sangradas» de la fotógrafa Marisa Martínez haya sido retirada.

Se trata de más de una treintena de fotografías con una versión personal de diferentes escenas bíblicas en las que, por ejemplo, se representa la última cena con pizzas o aparecen cervezas y cigarros en una fotografía que representa a la Virgen María y San José.

Marisa-Martinez-Ceuta_02
Dos de las fotografías de la exposición (© Marisa Martínez)

“Lo verdaderamente triste es que se escandalicen por unas imágenes y no por la pederastia de la iglesia o lo que las fotografías denuncian”, ha apuntado la autora en declaraciones a elDiario.es. No obstante, la supuesta ofensa religiosa ha sido argumento suficiente para que la Asociación Fotográfica Miradas de Ceuta haya retirado la exposición e incluso pedido disculpas si alguien se ha sentido insultado.

Curiosamente, la asociación es parte de la Federación Andaluza de Fotografía, igual que la autora. En un comunicado, esta entidad ha criticado duramente las amenazas de VOX, recordando que un partido con el 15% de los votos en la ciudad autónoma de Ceuta no puede erigirse como portavoz de la población y exigir la censura de una exposición.

La misma exposición ya ha pasado por otras ciudades del país sin que haya habido ningún problema ni protesta por parte de las autoridades ni del público que ha acudido a visitarla. Y es que, más allá de las referencias religiosas, según explica la autora, ella habla de temas como las drogas, la comida basura, el paro, la contaminación…