Por Luis Argüelles (La cámara de Wetzlar). Las diferencias entre la Leica M11 y la Leica M11-P siguen la tradición de la firma. Pero aparte de los cambios cosméticos habituales, la M-11P lleva una memoria interna de 256 GB en vez de los 64 de la M11

Eso significa que sin necesidad de tarjeta de memoria, en la M11-P podemos almacenar al menos 3000 fotografías, siempre en formato DNG. La gestión de esta capacidad de almacenamiento es muy sencilla y desde el menú de la cámara podemos configurarla a nuestro gusto

Es posible hacer que la cámara la utilice como copia de seguridad de la tarjeta de memoria, podemos copiar el contenido de la memora interna a la tarjeta, o podemos prescindir totalmente de la utilización de una tarjeta. Con la M11-P podemos perfectamente cubrir un reportaje, un trabajo profesional, un viaje, etc., sin preocuparnos de comprobar si llevamos tarjeta o no.

Pero hay una novedad de la M11-P que nos llama especialmente la atención por ser algo exclusivo de este modelo y la primera del mercado que lo incorpora: las denominadas Credenciales de Contenido (Content Credentials).

Se trata de un salto cuántico en la forma de entender la creación fotográfica. La M11-P dispone de un subsistema hardware que firma de forma encriptada cada fotografía que tomamos.

Básicamente lo que Leica hace con las Credenciales de Contenido en la M11-P es garantizar que las imágenes sin procesar que hemos tomado han sido realizadas con esta cámara fotográfica y no mediante un programa de Inteligencia Artificial.

Además, este sistema permite la trazabilidad del procesado de nuestra imagen, de forma que si la foto final incorpora un collage o un montaje quedará reflejado en los datos, y también con qué software se ha realizado.

Si somos fieles a la realidad, no es la primera vez que se implementa un algoritmo de autentificación en una cámara digital. La ya clásica Nikon D700 (2008) tenía una opción en uno de esos menús enterrados en las cámaras digitales llamada precisamente “Autentificación de imagen”.

La ayuda de la propia cámara acerca de este menú dice literalmente: “Incrusta la información de autentificación de imagen en las fotografías nuevas. Esta información se puede usar para determinar si las fotos se han modificado después de tomarlas. La información de autentificación de imagen no se puede incrustar en las fotografías existentes”.

El concepto ya estaba ahí. Lo que ocurre es que en el año 2008 la Inteligencia Artificial (IA) no era una amenaza. Ahora sí lo es. Y por esa misma razón aquella característica de la D700 pasó desapercibida sin pena ni gloria. En la actualidad se ha creado un consorcio formado por Leica, Adobe, Microsoft, Nikon y otros actores relacionados con el mundo de la imagen que pretende aclarar con el turbio ir y venir de la IA en la fotografía.

Volvemos de nuevo al concepto de “trazabilidad” que en realidad es la esencia misma de las Credenciales de Contenido. A día de hoy, el único programa de tratamiento de imágenes que contempla este concepto es Adobe Photoshop y está aún en versión Beta. Para poder activar esta trazabilidad deberemos ir al menú “Ventana” y seleccionar la opción “Credenciales de contenido” aceptando a continuación el botón “Habilitar Credenciales de Contenido”.

A partir de aquí, el proceso de imagen que efectuemos en nuestra fotografía quedará grabado e incrustado en las imágenes que exportemos mediante la opción “Archivo -> Exportar -> Exportar como”. En la sección “metadatos” marcaremos la opción “Adjuntar a archivo (JPG y DNG)” y la imagen resultante estará conforme a las Credenciales de Contenido.

Para fijar un poco las ideas vamos a utilizar un ejemplo práctico. La siguiente fotografía es un jpg directo de un paisaje sencillo tomado con la M11-P y la siguiente la hemos procesado con Photoshop habilitando las Credenciales de Contenido, pasándola a blanco y negro y efectuando unos cuantos ajustes en negros, sombras, curvas, etc. 

Leica-M11P_02

Leica-M11P_03

Ahora viene lo interesante. Solo tenemos que ir a ContentCredentials.org y elegir la opción “Inspect” situada arriba a la derecha de la pantalla. Subimos ahí el fichero jpg de nuestra imagen procesada y nos aparece esta información.

Leica-M11P_04

En la parte central de la pantalla tenemos las dos versiones de nuestra fotografía. La original y la procesada. Podemos hacer “click” en cualquiera de ellas. Haciéndolo en la versión original  podemos ver arriba a la derecha el nombre del fichero, la información “LCDW,2024” correspondiente a que el autor de esta fotografía es La Cámara de Wetzlar, qué aplicación o dispositivo se ha utilizado (M11-P 2.0.2). Fecha y hora de captura, objetivo utilizado y exposición y abajo a la derecha tenemos el sello de identidad: “Enviado por Leica Camera AG”, con el logotipo correspondiente.

Si hacemos “click” en la versión de la imagen procesada la información de la pantalla cambia. Ahora en la parte derecha de la pantalla, en el apartado “Aplicación o dispositivo utilizado” nos aparece “Adobe Photoshop 25.1.0”, con su correspondiente logotipo, informándonos que “se han ajustado propiedades como el tono, la saturación, las curvas, las sombras o las luces.

Leica-M11P_05

Y a continuación, solo un poco más abajo observamos el apartado “Ingredientes”. Como si de una receta de cocina se tratase podemos leer el nombre de la imagen, el logotipo de las Credenciales de Contenido y “Leica Camera AG”.

¿Vamos comprendiendo todo esto de las Credenciales? Pues no hemos terminado aún. Fíjate en la siguiente imagen.

Leica-M11P_06

No está tomada con una M11-P. Ni con ninguna Leica. La hemos generado a partir del sistema de Inteligencia Artificial de Microsoft “Copilot Designer” escribiendo sencillamente: “haz una foto de Madrid estilo Cartier Bresson”. A los pocos segundos obteníamos la imagen.

Si la llevamos a la web anterior y elegimos de nuevo la opción “Inspect”, obtenemos la siguiente información: “Aplicación o dispositivo utilizado” nos aparece: “Microsoft Responsible AI Image Provenance 1.0”.

Leica-M11P_07

¿Siente uno vértigo? La inteligencia artificial es un cambio de paradigma en nuestra sociedad y al final del todo, el concepto de las Credenciales de Contenido no deja de ser un acto de sinceridad fotográfica.

Nos informa de si una imagen ha sido generada por una cámara fotográfica o por una inteligencia artificial y además, si utilizamos el programa adecuado, nos traza el procesado digital aplicado.

Eso sí, hasta ahora solo Photoshop contempla esta característica y nos imaginamos que pronto lo podremos hacer con Lightroom. Si esta plataforma de Credenciales tiene éxito, cabe suponer que se irán incorporando otros programas de tratamiento de imagen como Luminar, Capture One…

Aunque es algo prometedor, está aún en pañales y parece claro que necesitará de algunos años para madurar. Y en todo caso será algo que resultará interesante para un número restringido de usuarios, probablemente para agencias de prensa y otros estamentos donde se requiera -y ofrezca- una demostración de la toma fotográfica y la trazabilidad de la imagen final.


Este texto es una versión adaptada del original publicado en La Cámara de Wetzlar (LCDW), una revista digital gratuita sobre el universo Leica. Puedes acceder a ella a través de Club Wetzlar.

LCDW-Portada

2 COMENTARIOS

  1. El sistema no sirve de nada, en este articulo ya han mostrado que pueden hacer que una foto tomada por una Gameboy Camera sea reconocida como que fue tomada por “Leica Camera AG”.

    Estoy esperando la respuesta de «contencredential fundation» pero al leer que en sus propias FAQ’s se lavan las manos, ya no importa.

    Es puro humo.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.