La respuesta a la recurrente pregunta de cuántas Leica se venden realmente en el mundo siempre suele ser la misma: más de lo que la mayoría cree. Una cifra nada concluyente pero que es una buena pista del éxito comercial que tienen estos modelos, pese a su elevado precio. O, tal vez, precisamente por eso.

La Leica M6 que volvió al mercado en 2022 es un caso especialmente curioso, al tratarse de una suerte de reedición de una cámara de película que llevaba casi 40 años en el mercado. Su éxito fue y sigue siendo considerable, hasta el punto de que muchos compradores tuvieron que esperar meses para conseguir una.

m6-1

Ahora, gracias a una entrevista publicada hace unos meses por Phototrend -y que recogen en Kosmofoto– podemos saber aproximadamente la cantidad de cámaras vendidas a lo largo de 2023. Así lo indicaba Andreas Kaufmann, máximo responsable de la firma, al ser preguntado por la cantidad de cámaras de carrete que Leica sigue vendiendo: casi 5000 unidades.

Una cifra que, es verdad, incluye también la Leica MP, menos icónica que la M6 pero que en realidad tiene un precio similar y que en su momento -se presentó en 2003- parecía destinada a ser la última Leica M de carrete de la historia. Algo que ahora no está del todo claro que sea así.

En cualquier caso, tal y como Kaufmann detalla, lo llamativo del caso es que esas 5000 cámaras de película vendidas el año pasado son 10 veces más de lo que la marca vendía en 2015, cuando apenas se despacharon 500 unidades de Leica de carrete.

Una prueba más del resucitado interés por la fotografía química. Parece que también entre los usuarios de Leica.

14 COMENTARIOS

  1. Normal. Una Leica M6 es una cámara que puedes dejar en herencia a tus nietos, no como toda la caterva digital que a los pocos años, no sólo se deprecia a nivel de mercado una barbaridad, sino que la obsolescencia que las acompaña por parte de las firmas casi las convierten en inútiles electrodomésticos. Cámaras como la M6 sólo tenían como desventaja que se dejara de fabricar película, pero visto lo visto, parece que le espera una larga vida.

    • Menuda chorrada, comparar bienes de lujo como lo son las Leica, con lo que tu llamas «caterva digital» entre las que se encuentran cámaras tanto de uso doméstico y profesional, diciendo que pierden valor en el mercado, es absurdo.

      Y sobre la obsolescencia programada, yo tengo una Nikon D5000 funcionando igual de bien, y de mal, que el primer día. Es cierto que sus prestaciones son muy inferiores a los modelos actuales, pero puedo estar tranquilo de que la malvada Nikon no haya puesto una bomba con contador dentro de ella.

      • Las cámaras Leica, especialmente de telémetro como la M6 nunca fueron objetos de lujo como tú dices, sino auténticos caballos de batalla utilizados por miles de fotógrafos durante décadas. Que ahora en el mundo de las apariencias en que vivimos, del selfi y del like pasen por una gollería, es propio de la ignorancia de mucha gente que no sabe distinguir el valor de la herramienta con el hecho de fardar con ella. La obsolescencia programada es un hecho que ahora se replantean por el tema ecológico, pero que existe y claro que una cámara digital te puede funcionar por muy vieja que sea, pero accesorios, firmware, etc que ya no se puede encontrar la hacen más que vulnerable y a veces inutilizables y que conste que tengo dos digitales que tienen casi 25 años, de las primeras, una muy tocada ya, tarjeta XD y la otra funciona, con sus limitaciones. Esto con una cámara mecánica tipo M6 o reflex no ocurre, pero claro es fotoquímica, es, otra cosa.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.