Los cerdos también están hartos de los instagramers

6

Que el turismo además de una fuente de ingresos supone un problema para muchos lugares no es ningún secreto. Pero a la plaga habitual de viajeros últimamente se le ha sumado otro peligro en potencia para la sostenibilidad de muchos lugares y sus habitantes: los instagramers.

Sí, los turistas armados con una cámara y las fotos siempre han estado ahí. Pero la popularidad de Instagram y el aparente afán de tanta gente por sacar la misma foto en los mismos lugares no sólo da lugar a estampas entre graciosas y lamentables, sino también pone en jaque la superviviencia de algunos ecosistemas.

 

Y las penúltimas víctimas están siendo los habitantes más singulares de una de las islas de las Bahamas: sus cerdos marinos que habitan en la playa de la denominada Pig Beach y se acercan a las embarcaciones de los curiosos que pasan por allí en busca de comida.

La viralización de las imágenes de estos adorables cerdos nadadores ha aumentado el flujo de visitantes y, lo que es peor, la cantidad de gente que quiere sacarse un selfie con ellos.

Si cada verano salta a los titulares la noticia de algún desalmado que pone en peligro un delfín o alguna otra cría por sacarse una foto con él, ahora es el turno de los cerdos de Big Mayor Cay.

La “Playa de los cerdos” no es una paraíso para estos animales como se suele decir al ver las fotos –denuncia una visitante– sino una mera atracción turística más.

Y es que a los problemas habituales de estos cerdos -demasiada exposición al sol, falta de agua dulce…- se le une el exceso de visitantes. Estresados y molestos por tanto turista, algunos se han vuelto agresivos y las estampas de cerdos mordiendo a aspirantes a instagramers empieza a ser habituales.

Pero lo peor es que se han dado varias muertes a raíz de la arena que comen cuando los turistas les tiran comida a la playa. También se han dado casos -denuncian las autoridades de Bahamas- de cretinos dándoles alcohol, cogiendo crías en brazos o intentando subirse encima de ellos. Todo ello, por supuesto, por la foto y unos cuantos likes.

Fuente20minutos
Compartir

6 Comentarios

  1. Poco podía imaginar Tim Berners-Lee que su invento se convertiría en la mayor fabrica de idiotas de la historia de la humanidad. Y continua en crecimiento exponencial hasta el infinito y más alla.

    Salud2.

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.