Los autorretratos han demostrado ser una de las especialidades fotográficas más peligrosas del mundo. Y es que hay contabilizadas cerca de 400 muertes por accidentes relacionados con tomarse un selfie en algún lugar peligroso.

Así lo recuerdan unos investigadores de la universidad de New South Wales (Australia), que tras estudiar las cifras y estudios posteriores no dudan en que los selfies deberían ser considerados ya un problema de salud pública, según leemos en el Daily Mail.

Algo que puede sonar exagerado si tenemos en cuenta que, por ejemplo, el tabaco provoca unos 8 millones de muertes al año según datos de la OMS.

10. Selfie de los Óscar – © Bradley Cooper
Uno de los selfies más famosos de la historia y que no causó víctimas.

Pero más allá del número de víctimas, este estudio sí aporta algunos datos interesantes, como que la mayoría son mujeres alrededor de los 20 años y que India, Estados Unidos y Rusia son, en este orden, donde más accidentes de este tipo se producen.

La combinación de lugares peligrosos con los despistes por estar más atentos a la foto que de una posible caída son la causa más habitual de este tipo de muertes, que se llevan contabilizando desde 2008. De hecho, hace ya unos años otro estudio hablaba de selficidios para denominar estos sucesos.

Más allá de estos accidentes, los efectos psicológicos de esta exposición pública en redes sociales es otra de las vertientes más preocupantes que se llevan años observando. En 2018 un estudio no dudaba en señalar la selfitis y sus diferentes grados adicción como un futurible desorden mental.

6 COMENTARIOS

  1. El selfie se ha revelado como una herramienta poderosa a la hora de limpiar de idiotas el planeta; en ese sentido, el de mejorar el pool genético de la especie, lejos de ser considerado un trastorno patológico, debía ser declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.