Nikon 135 mm f1.8 Plena, de paseo con una de las mejores ópticas del mercado

1

Pesa casi un kilo, ronda los 3000 euros y su focal fija de 135 milímetros confirma que no es un objetivo ni para todos los públicos ni para todos los días. Pese a ello, desde que se presentó el Nikkor 135 mm f1.8 Plena con montura Z ha ido ganándose una creciente fama de ser una de las mejores ópticas que ahora mismo pueden comprarse.

¿Realmente es así? ¿Está justificado ese tamaño y peso? Para comprobarlo, lo hemos montado en una Nikon Z8 y nos hemos ido de paseo por Bilbao. Y, en efecto, la respuesta rápida es que estamos ante una óptica excepcional y con uno de los bokeh más bonitos que hemos visto nunca.

Nikon Nikkor 135 1.8 S – 7

Aunque es el primero de este tipo para sus cámaras sin espejo con bayoneta Z, en realidad la saga de los Nikon 135 mm f1.8 tiene ya unas cuantas décadas. De hecho, un 135 mm f3.5 fue una de las primeras ópticas que acompañaron a la Nikon F original en 1959.

Desde entonces ha habido muchas versiones manuales y automáticas, aunque el 135 mm f2 es lo que Nikon ha tomado como referencia para construir este teleobjetivo con bayoneta Z y mejorar -según sus propias palabras- el que es considerado uno de los mejores objetivos de retrato de la historia.

DSC_0418

DSC_0052

DSC_0433

DSC_0339

Porque, efectivamente, por focal y apertura estamos ante una óptica que va a lucir mucho en fotografía de retrato. Pero más allá de eso, también hemos querido ver sus posibilidades a pie de calle para aprovechar esa apertura y la profundidad que confiere a las imágenes. Como siempre, clickando en las imágenes se puede acceder a la versión en máxima resolución, para comprobar cómo aguanta este 135 mm los 50 megapíxeles de la Nikon Z8.

¿Qué significa «Plena»?

«De vez en cuando, aparece un objetivo que lo cambia todo. Le damos la bienvenida a la emoción de lo perfecto». Así presentaba Nikon esta nueva generación del 135 mm y, más allá del siempre ampuloso estilo de los de marketing, ahí está más o menos la razón de ser de ese apellido Plena que le han puesto, siguiendo la estela de aquel Noct f0.95.

Nikon Nikkor 135 1.8 S – 4

La construcción es magnífica. No metálica como antaño, pero sí de un plástico resistente que permite mantener las buenas sensaciones en las manos y aligerar el conjunto. La pantalla OLED que montaban algunas ópticas Z de la serie S (la de más nivel dentro de los Nikkor para las cámaras sin espejo) no la echamos de menos, pero confesamos que en una óptica así un anillo de diafragmas puede ser muy práctico.

A cambio contamos con un anillo, pequeño y cerca de la montura, al que se le pueden asignar diferentes funciones. Empezando, claro, por el control de la apertura.

DSC_0295

DSC_0570

DSC_0413

DSC_0009

¿Y realmente ofrece esa calidad plena incuso a máxima apertura? Las imágenes de muestras así lo demuestras con un nivel de detalle y nitidez en centro y esquinas altísimo ya a f1.8, aunque sí hay una ligera mejora cerrando a f2 o f2.8.

Nikon Nikkor 135 1.8 S – 6

La profundidad de campo es mínima, claro, así que será este el criterio que nos marque si disparamos a f1.8 o cerramos un poco el diafragma, pero siempre sin estar condicionados por el rendimiento.

En encuadres más amplios, realmente la combinación de esa focal y apertura confiere una tridimensionalidad única a las escenas y consigue darle algo especial a casi cualquier disparo.

DSC_0038

DSC_0014

DSC_0025

DSC_0378

El viñeteado también está muy bien controlado a máxima apertura y con el perfil de corrección de la cámara pasa a ser imperceptible. La suavidad del desenfoque, que luce especialmente en tomas nocturnas con luces traseras es otro de los puntos fuertes de esta óptica.

Nikon Nikkor 135 1.8 S – 9

Decir que es el mejor 135 mm para las Nikon Z es fácil porque ahora mismo es el único con esta focal y bayoneta, aunque sí hay alternativas en el mercado mediante el uso del adaptador FTZ. ¿Podríamos resolver las mismas escenas con el 70-200 mm f2.8? Seguramente, pero ni los resultados ni la filosofía es la misma.

En definitiva, uno de esos objetivos que busca la excelencia óptica, y que nos recuerda que las ópticas Z de mayor calidad son capaces de desbancar a muchas piezas míticas del sistema F. Quienes puedan y quieran pagarlo -y cargarlo- seguro que disfrutan mucho con él entre manos.

1 COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.