Adolescentes y fotos conviven en una relación complicada. Todo va bien, mientras las fotografías se las hagan ellos o ellas, a solas, frente al espejo del baño -no importa si es el lavabo de casa, del instituto de un centro comercial o de un bar cochambroso-, después de pasar un rato intentando que el pelo quede en la posición adecuada.

Cuando consiguen la foto perfecta -no técnicamente, se entiende, sino en la que salen bien- no hay ningún reparo en colgarla en Instagram. Por supuesto, solo en stories, porque el muro no se usa y se ve que ahora lo “cool” es dejarlo vacío. También en TikTok si se combina con algún trozo de vídeo en el que se aparezcan con cara muy seria, además de en 8 o 9 grupos de Whatsapp. 

Pero pobre de ti, madre, padre, familiar, persona adulta que se dedica a la educación o cualquiera con más de 18 años si pretendes hacerle una foto a alguien de la llamada generación Z. La cantidad de tomas falsas con malas caras, ojos en blanco, miradas asesinas o caras desencajadas dan para llenar una tarjeta de 128 GB.

La cosa empeora si pretendes hacerle a tu adolescente una foto en grupo con sus amigos y amigas. Sí, a esos adultos en proceso que conoces desde el jardín de infancia, que han dormido mil veces en tu casa, te han saqueado el frigorífico y ahora te ignoran casi al mismo nivel que a sus padres. Bueno, tampoco tanto. 

Paris Fury:Instagram 3
Paris Fury:Instagram

Aunque siempre ha sido difícil hacer una foto en grupo sin que alguien saliera con cara rara o incluso alguno se animara a improvisar unos cuernos al vecino de foto, parece que ahora la cosa está todavía más complicada con la generación Z y la generación Alfa, estos últimos en plena ebullición de la pubertad.

Resulta que tienen un nuevo método para estropear las fotos familiares. La postura “Nose cover” (cubrir la nariz) que consiste en taparse la nariz con la palma de la mano abierta cubriendo prácticamente toda la cara, o usando una taza simulando que beben.

Paris Fury:Instagram 2
Paris Fury:Instagram

Según podemos leer en el New York Post -y hemos comprobado con nuestros adolescentes locales- acceden a hacerse la foto simplemente por contentar a sus progenitores. Pero, el miedo a que los adultos utilicen para sus propias redes esas fotografías sin previamente pasar por su supervisión y sin pedirles consentimiento, les crea ansiedad social y miedo a ser humillados por otros grupos. Taparse parcialmente la cara es su manera de protegerse de burlas ajenas.

Recordando la entrevista que le hicimos a un profesor universitario sobre la relación de los jóvenes con la fotografía, se entiende que estas generaciones viven una exposición pública constante debido a los móviles y a las redes sociales. Nuestras fotos personales se quedaban en un cajón y muy pocas personas tenían acceso a ellas. 

Paris Fury:Instagram 1
Paris Fury:Instagram

El movimiento «Nose cover» puede que parezca una maniobra para estropear la foto de grupo. Y probablemente en algunas ocasiones sea así. Pero más allá de las bromas sobre la adolescencia, tal vez solo se trate de defender su derecho a la intimidad y a decidir por sí mismos qué fotografías quieren que sean públicas.

2 COMENTARIOS

  1. Es un tema verdaderamente complejo, porque la mayoría de ellos tienen problemas de autoestima con su imagen; se ven muy mal a sí mismos. No les sirve que les digas que son guapos o guapas, porque solo validan su propia percepción.
    En mi caso, cuando me contratan familias que tienen (sobre todo con las chicas) hijos o hijas que no quieren salir, intento explicarles, con mucho cariño, que les entiendo, que aunque sé que están equivocados por la «idealización de la imagen del espejo», que se la puedo explicar si quieren, entiendo que tengan miedo a salir. Y les comento que: «bueno, es una foto de familia más que quieren tus padres, no te ralles, limítate si quieres a medio sonreír, bajando un poquito la cabeza, para que tus ojos sean más grandes y no mires de frente para que no te agobies, que sé que lo estás pasando mal»
    Me suele funcionar.
    Cuando esto me pasa con grupos de amistades, y veo que alguno se medio esconde, pone caretos de mal rollo o cosas así, directamente le echo, y le comento que deje de jod…nos la foto a los demás.

    Pero con los adolescentes es muy difícil, algunos acaban llorando de la impotencia porque les obligan. Muchos de ellos con su personalidad aun en formación, no saben gestionarlo.

    Diría que hay otro tipo de reacción que también he detectado; estos no se tapan, pero se dedican a trolear a los de al lado, insistentemente mientras se quiere hacer la foto, de tal modo que no acabas de poder hacer la foto.

    Complicado tema.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.