Cuando a finales de 2022 Pentax anunció sus planes de retomar la producción de cámaras de carrete muchos dudaron de la viabilidad de aquel proyecto. Una cosa es que la película vuelva a estar de moda y otra volver a poner en marcha una fábrica de modelos analógicos. Ha habido que esperar año y medio pero, casi contra todo pronóstico, la compañía lo ha conseguido y acaba de desvelar el primer modelo de esta nueva era química: la Pentax 17.

Pentax-17_01

Con un diseño bastante singular, como ya se sabía la cámara apuesta por el medio formato (half frame), lo que permite obtener dos imágenes de cada negativo de paso universal, duplicando así la cantidad de fotografías por carrete.

Pentax-17_05

Un formato de 17×24 milímetros que sirve para dar nombre a la cámara y que, como siempre ha ocurrido en este tipo de modelos, hace que el visor sea vertical, puesto que ese es el resultado natural de cada exposición con la cámara en horizontal.

Bajo la empuñadura se esconde una pila de tipo CR2 que se encarga de alimentar el exposímetro y el obturador, aunque tanto el arrastre de la película -con su característica palanca- como el rebobinado son manuales. No así la exposición, con diferentes modos automáticos y un dial para la compensación.

Pentax-17_02

El objetivo 25 mm f3.5 basado en el de la Espio Mini -nos confirman desde Pentax- ofrece un ángulo de visión equivalente a unos 37 milímetros debido a esa naturaleza half frame de cámara. El enfoque es automático por zonas, así que que en el frontal de la óptica un mando permite seleccionar el rango de distancias de la escena, desde los 25 centímetros hasta infinito.

Pentax-17_04

Con un precio de 550 euros, en principio esta es sólo la primera cámara de esta apuesta de Pentax por volver al mundo químico. Y, según se especificó en su momento, tras esta compacta llegará otra compacta avanzada y después una réflex de carrete totalmente mecánica.

3 COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.