Es, sin duda, una de las novedades más singulares de este año y ya tiene fecha de estreno: será en verano cuando salga a la venta la compacta con la que Pentax vuelve al mercado de cámaras de película. Un proyecto que parece haberse convertido en el pilar, al menos mediático, de la marca que en su faceta digital sigue apostando por las cámaras réflex.

Según ha desvelado el responsable del proyecto en un nuevo vídeo, la esperada cámara será de medio formato. Es decir, cada disparo ocupará la mitad de un negativo convencional de 24×36 milímetros, con lo que será posible duplicar el número de fotos por carrete y, lógicamente, las fotos tiradas en horizontal tendrán formato vertical.

Además de este dato y la fecha estimada de presentación, Pentax también ha confirmado que este primer modelo de su nueva etapa química contará con palanca de arrastre y sistema de rebobinado manual del rollo. Un detalle que, como explican los compañeros de  Disparafilm, lejos de simplificar las cosas supone una complicación añadida al diseño de la cámara en un momento en el que todo lo mecánico resulta más complejo y caro que lo electrónico.

La cámara contará con modos manuales y automáticos, y la facilidad de uso se menciona como uno de sus puntos fuertes para hacerla accesible a los usuarios que tengan interés por la fotografía química sin muchos conocimientos previos.

2 COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.