Polaroid le pone conexión bluetooth a su resucitada OneStep

2

Esta ha sido, sin duda, una mala semana para presentar productos. Y es que entre tanta filtración, tantos rumores y tantas noticias bomba es difícil destacar. Pero sí, la vida fotográfica sigue más allá de la avalancha de mirrorless de formato completo que se avecina, y Polaroid aprovechó la pasada feria IFA de Berlín para dar a conocer algunas de sus novedades para esta temporada.

Así, la legendaria firma se ha traído a la capital alemana la OneStep+, una nueva versión de la clásica cámara instantánea de 1977 que Polaroid resucitó el año pasado con el nombre de OneStep 2.

La nueva cámara es prácticamente un calco de su predecesora, y las novedades se reducen a la posibilidad de cargar la batería a través de un puerto microUSB y a la incorporación de conexión Bluetooth.

 

¿Y para que sirve esa conexión en una cámara instantánea de película? Pues tal y como nos cuentan desde la marca, la OneStep+ permite controlar desde un smarthpone algunos parámetros de la toma tales como el disparo remoto, el temporizador, la doble exposición, las largas exposiciones para light painting o el disparador activado por sonido.

Compatible con película Polaroid 600 y i-Type, la OneStep+, que ya está disponible por 160 euros, cuenta con un objetivo fijo de 103 milímetros con una distancia mínima de enfoque de 30 cm, luz de flash y una batería de 1100 mAh que promete una autonomía de 60 días, ni más ni menos.

Junto a este lanzamiento Polaroid también ha dado a conocer una nueva cámara y una impresora portátil basados en su ya veterana tecnología Zink, un sistema por el que la firma sigue apostando año tras año.

Armada con un sensor de 16 megapíxeles, ranura para tarjeta SD, flash de tipo LED y un espejito en el frontal de la cámara para los selfies, la Polaroid Mint 2-1 es la nueva cámara digital instantánea con tecnología Zink de la firma y cuenta, como suele ser habitual en esta línea de productos, con un diseño muy atractivo.

La cámara permite imprimir fotos de 2×3 pulgadas (el formato habitual de Zink) y costará unos 100 dólares.

Si lo que queremos es imprimir la fotografía que hacemos con nuestro smartphone o nuestra cámara, Polaroid también pone a disposición la impresora portátil Mint, con autonomía para imprimir hasta 50 fotos y que, sorprendente, cuesta más que la cámara completa: 130 dólares.

Liked it? Take a second to support Álvaro Méndez on Patreon!

2 Comentarios

  1. Pues muy Bien por ti Álvaro, es bueno que te detengas en esos detalles que pasan desapercibido y hacia tiempo que no salían noticias nuevas sobre la fotografía instantánea. La impresión de esos momentos capturados son los que valen incluso en fomatos 2×3. Saludos

  2. Me han encantado las fotos, tanto en color como en blanco y negro, ¡qué tonalidades! Lo que no me gusta nada es el precio, a 2 euros por foto es como para arruinarse rápidamente.

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.