Profoto presenta sus nuevos flashes B10

4

Sólo un poco más grande que un objetivo zoom de tamaño medio, pero con la potencia de 5 flashes speedlight. Así presente Profoto su nuevo B10 el más pequeño y posiblemente versátil de su gama de flashes off-camera, es decir, pensados para trabajar separador del cuerpo de la cámara.

Tras la excelente acogida comercial del Profoto A1, el B10 pone el acento en su reducido tamaño y peso (1,5 kilos con batería y adaptador para trípode) y, con ello, la facilidad a la hora de transportarlo a cualquier parte para sesiones en exteriores.

Con una potencia de 250W regulable en 10 pasos, el B10 cuenta también con una luz continúa de 2500 lúmenes y temperatura de color regulable. La batería integrada ofrece una duración de hasta 75 minutos con la luz continua a máxima potencia.

Compatible con todos los accesorios de Profoto y con el sistema de control y disparo Air Remote TTL de la compañía -disponible en versiones para Nikon, Canon Sony y Fujifilm- uno de los puntos más innovadores de este B10 es la posibilidad de controlar todos los ajustes desde una App para el smartphone -por ahora sólo iPhone- e incluso usarlo como sistema de iluminación para fotografía móvil.

El nuevo flash de Profoto costará 1.335 euros, la marca también pondrá a la venta el Profoto B10 Duo Kit -con dos de estos flashes y algunos accesorios- por 2.670 euros.

4 Comentarios

  1. No lo parece. De hecho, lo presentan como híbrido flash-foco, y si lo dice Profoto… eso son palabras mayores. Yo tengo el Godox AD200, una buena alternativa en relación calidad-precio, pero su lámpara de modelado es eso, una débil lámpara de modelado, no una luz continua que puedas combinar y menos superponer al sol.

  2. A ver, con una potencia de 250W poco vamos hacer en un día muy soleado, de hecho muchas veces ya tenemos trabajo para matar sombras duras con 750W, así que no me quiero ni imaginar el resultado con 1/3 de potencia a pleno día. (limitado)

    Muy interesante el tamaño y naturalmente las prestaciones: Un diminuto flash de alto redimiento con capacidad para trabajar con luz contínua, dignamente. Bueno, tan dignamente como su precio.

  3. Todo es relativo en esta vida, incluso en la fotográfica. Lo que parece claro es que un flash “de estudio” portátil, como se podría definir a este B10, con 250W de potencia, equivale a tres o cuatro flashes de zapata de los buenos. Matará menos las sombras que uno de 750W, obviamente, pero muchísimo más que el más potente flash de zapata.
    Otra cuestión es el precio a pagar. Yo desde luego me iría de cabeza a por un Godox AD400 o AD600PRO, pero es que solo me interesa la función flash. Que quieres también luz continua y te sobran 1.350 euros en el bolsillo, pues adelante, que la vida es breve.

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.