¿Qué le pedimos a un trípode profesional para vídeo? SmallRig FreeBlazer AD-Pro8

0

Cuando se trata de sujetar una cámara pequeña, a una altura moderada y sin tener que moverla mucho, lo cierto es que casi cualquier trípode barato del mercado nos puede servir.

Pero la cosa cambia, y de qué manera, cuando toca estabilizar equipos realmente pesados, cuando es necesario contar con alturas considerables y, sobre todo, cuando queremos hacer movimientos y panorámicas fluidas en vídeo. Para eso hace falta un trípode con unas características muy concretas, y eso se suele notar en el precio.

El nuevo kit SmallRig Freeblazer con el cabezal fluido y balanceado AD-Pro8, ofrece todo lo que pedimos a un trípode profesional para vídeo, pero por un precio mucho más asequible. Capaz de soportar equipos de hasta 8 kilos, puede alcanzar un altura máxima de 196 centímetros y cuenta con un sistema de desplegado super rápido.

Pero la verdadera magia está en el nuevo cabezal AD-Pro8, con control de fluidez por pasos en el eje vertical y horizontal, y un sistema de contrapeso de seis niveles para adecuarse a todo tipo de equipos.

En este vídeo os explicamos al detalle todas las características de este trípode profesional. Consigue aquí el SmallRig FreeBlazer AD-Pro8.


Este contenido forma parte de un acuerdo entre SmallRig y Photolari