No se veía un duo así desde Milli Vanilli, comentaba alguien al leer la primera noticia sobre la singular alianza de Yashica y I’m Back y el resultado de este acuerdo: un sistema sin espejo que presume de ser el más pequeño del mundo.

Lo comparábamos en su momento con las Pentax Q pero, ahora que ya conocemos todos los detalles del proyecto, parece que apuntábamos demasiado alto. Y es que esta minúscula cámara, efectivamente, monta un sensor muy pequeño: un CMOS de 12 megapíxeles y 1/2,3 pulgadas.

Yashica-Mirrorless-02

El tamaño habitual en móviles sencillos y que, en este caso, parece ser el mismo que usaba la GoPro Hero 4 hace nada menos que 10 años. Algo que seguramente explica la calidad de imagen que, a la vista de los ejemplos publicados por sus creadores, ofrece esta pequeña cámara de ópticas intercambiables. Resultados más cercanos a una cámara de juguete que a lo que cabe esperar ahora mismo de cualquier smartphone de gama media.

El sistema llega con tres ópticas totalmente manuales que se acoplan a la cámara sin, aparentemente, ningún tipo de conexión. Con un factor de multiplicación focal cercano a 6x, se trata de focales equivalentes a 20, 50 y 150 milímetros, aunque no hay datos sobre su apertura.

Yashica-MicroMirrorless_03

Según sus creadores, el sistema está pensado para foto y para vídeo. La cámara graba en 4K e incluso se presenta como una opción para vloging. Hay opción de colocar un micrófono externo y, a la vista de algunas de las imágenes publicadas, también un visor electrónico externo, por si la pantalla articulada no es suficiente.

Pese a que no estará disponible hasta el próximo otoño y que ni las especificaciones ni los resultados invitan al optimismo -tampoco otros productos anteriores de Yashica- hay que reconocer que está teniendo un éxito considerable y ya está cerca de recaudar un cuarto de millón de dólares pocos días después de su anuncio.

El precio de lanzamiento es de unos 240 dólares para el kit más sencillo y llega a los 300 dólares si se quiere adquirir con los tres objetivos. Pese a que todo pinta bastante mal, confesamos sentir mucha curiosidad por probarla. Después de la Y35, echamos de menos los inventos de Yashica.

4 COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.