Aunque el robo de fotografías y su utilización sin pagar a su autor están a la orden del día, que una sentencia judicial condene a un partido político por ello es algo mucho menos habitual. El fotógrafo Ignacio Pereira ha tenido que esperar más de dos años desde que denunció que VOX había usado una de sus imágenes de Madrid desierto para modificarla y compartirla a través de su cuenta de Twitter.

La fotografía, muy viral en su momento, mostraba la Gran Vía repleta de ataúdes y se usaba para culpar al gobierno de las muertes provocadas por la pandemia de Covid. Pese a que el partido político de extrema derecha alegó en su momento que se habían limitado a compartir un montaje que habían encontrado en Internet, la sentencia no comparte esa opinión y ha considerado que se trata de una infracción de los derechos de autor.

Pereira-tuit-VOX
La imagen manipulada utilizada en 2018 por VOX.

Según leemos en El Independiente, se condena a VOX a indemnizar al autor por los beneficios obtenidos con la imagen, por los daños morales ocasionados al autor y se les obliga también a la publicación de la sentencia en las cuentas oficiales del partido y en los dos periódicos nacionales de mayor tirada.

En declaraciones a este mismo medio, Pereira ha querido dejar claro que el asunto no tiene nada que ver con la ideología, sino que se trata de un caso de derechos de autor. El fotógrafo se hizo muy conocido durante el confinamiento por su trabajo de ciudades vacías que llevaba realizando desde 2016, aunque fue durante la pandemia cuando saltó a los titulares. Él mismo nos lo contaba en su momento.

Ignacio-Pereria-01
La foto original realizada por Ignacio Pereira.

No es la primea vez que un partido político es condenado por el uso de una fotografía sin pasar por caja. En su momento fue también muy conocido el caso del fotógrafo Pedro Armestre, que denunció a Podemos por utilizar una imagen suya en un vídeo de campaña.

Y también en aquel caso la sentencia le dio la razón. Así que, cuestiones partidistas al margen, el caso de Pereira es un buen recordatorio que ante el robo de una fotografía la vía legal suele dar resultados. Aunque haya que esperar años, claro.