Siete cómics muy fotográficos para leer estas vacaciones

2

La fotografía y el cómic son en muchos aspectos disciplinas artísticas hermanas. Y no sólo por la evidencia de que una viñeta es similar a una fotografía, sino también porque muchos dibujantes emplean fotografías como base para su trabajo y muchos fotógrafos usan técnicas habituales en la narración gráfica para contar historias con sus imágenes.

En este pequeño artículo hemos querido recopilar unas cuantas obras en las que, de alguna manera, confluyen la fotografía y el arte del cómic, y lo hacen de maneras muy diversas. Si aún no tenéis lectura de verano, estas pueden ser una buenas opciones:

Notas al pie de Gaza, de Joe Sacco

Nacido en Malta en 1960, Joe Sacco es el paradigma de una corriente de periodistas que ha decidido sustituir la cámara por las viñetas. Su método de trabajo no es muy distinto al de cualquier otro reportero: Sacco hace cientos de entrevistas, toma notas y fotografías sobre el terreno y se mezcla con la gente, viviendo como uno más de los personajes que retrata. Luego, de vuelta a casa, ordena todo el material y lo convierte en un cómic.

Notas al pie de Gaza, publicado en 2009, es una de sus obras más reputadas. En ella aborda con gran rigor dos de los crímenes más brutales (y olvidados) del conflicto israelí-palestino: en 1956, el ejército de Israel asesinó a más de 350 palestinos en sendas matanzas en las pequeñas poblaciones de Jan Yunis y Rafah, al sur de Gaza.

La maestría de Sacco con los lápices y su obsesión por plasmar hasta el más mínimo detalle en cada viñeta, convierten a esta obra también un referente del fotoperiodismo, aunque en este caso sea ilustrado.

El fotógrafo, de Didier Lefèvre, y Emmanuel Guibert

Durante la guerra afgano-soviética, el fotógrafo francés Didier Lefèvre se integró en una misión de Médicos Sin Fronteras en Afganistán. De vuelta a París, y con miles de fotografías bajo el brazo, colaboró con el dibujante Emmanuel Guibert para crear El fotógrafo, uno de los cómics más fascinantes y originales que ha dado este arte a lo largo de su historia.

En El fotógrafo, las instantáneas y  las viñetas establecen un diálogo perfecto en el que cada uno de los lenguajes cubre los vacíos que deja el otro. Las fantásticas fotografías de Lefèvre muestran con toda crudeza la vida en el Afganistán de 1986, mientras que los delicados dibujos de Guibert completan los silencios entre foto y foto expandiendo su significado y su contexto. Todo ello para crear una obra de arte absolutamente imprescindible.

No os perdáis el estupendo artículo de los compañeros de Clavoardiendo Magazine sobre esta obra.

McCURRY, NY 11 SEPTIEMBRE 2001 de Jean-David Morvan y Jung Gi Kim

Steve McCurry se ha pasado toda su vida recorriendo miles y miles de kilómetros para documentar con su cámara decenas de conflictos bélicos en todo el mundo. Pero el 11 de septiembre de 2001 no tuvo que coger ningún avión para hacer su trabajo, la guerra estaba ahí mismo, a pocos metros de su residencia habitual en Nueva York. Y obviamente hizo lo mismo que había hecho siempre en su viajes, cogió la cámara y salió a hacer fotos.

Este es el punto de partida de McCURRY, NY 11 SEPTIEMBRE 2001, un cómic que recrea la pericia vital que llevó al legendario fotógrafo a tomar las primeras imágenes de la Zona Cero. La historia, guionizada por Jean-David Morva, ilustrada por Jung Gi Kim y protagonizada por el propio McCurry, combina poderosas viñetas con decenas de fotografías y nos lleva del Afganistán de los años 80 al Nueva York del 2001. Todo ello para trazar un singular testimonio de uno de los acontecimientos históricos más relevantes de la era moderna.

La Grieta, de Carlos Spottorno y Guillermo Abril

Después de más de tres años de trabajo sobre el terreno, varias portadas y decenas de páginas en medios impresos y un premio World Press Photo, el fotógrafo Carlos Spottorno y el periodista Guillermo Abril quisieron buscar una nueva salida para las 25.000 fotos y los 15 cuadernos de notas que elaboraron mientras documentaban el drama migratorio en las fronteras de la UE.

El resultado de esa búsqueda es La Grieta, un peculiar cómic en el que las fotografías de Spottorno sirven de base para todas y cada una de las viñetas. Un experimento a medio camino entre el fotolibro y la novela gráfica que ayuda a entender el fenómeno de la inmigración y ahonda en las causas de la actual crisis de la identidad Europea.

Infierno, de Yoshihiro Tatsumi

Junto con el gran Osamu Tezuka, Yoshihiro Tatsumi es uno de los autores que contribuyeron a elevar el manga (cómic japonés) a la categoría de arte, y también uno de los primeros en abordar a temáticas más adultas y oscuras dentro del mercado nipón. Publicado por la editorial La Cúpula en 2004, Infierno es una recopilación de diez relatos cortos protagonizados por personajes solitarios, desubicados, desesperados y atrapados en sus propios infiernos personales.

El relato que da nombre a la recopilación narra la catástrofe y las secuelas del bombardeo de Hiroshima desde el punto de vista de un fotógrafo. Tras el ataque nuclear, el protagonista captura imágenes de las manchas que algunos objetos han dejado proyectadas en las paredes causa de la tremenda explosión. Su vida da un giro de 180 grados cuando descubre la silueta en la pared de un niño masajeando la espalda de una anciana.

El cómic está actualmente descatalogado, pero merece la pena hacer un esfuerzo por encontrarlo.

Los combates cotidianos, de Manu Larcenet

En este caso la relación con la fotografía es quizás algo anecdótica, pero teniendo en cuenta que hablamos de una de las obras más importantes del cómic francés de los últimos años creemos que merece la pena animaros a leer está fantástica y tierna historia, contada y dibujada de forma magistral por el gran Manu Larcenet.

La obra narra a través de más de 200 páginas la historia de Marco, un fotógrafo especializado en conflictos bélicos que sufre fuertes ataques de ansiedad y decide dejarlo todo para ir a vivir al campo. Un tebeo enorme sobre la vida, triste y a la vez alegre, lleno de instantes de amargura pero también de un gran sentido del humor, y un relato sincero y certero sobre el actual momento político que se vive en Francia en particular y Europa en general. Imprescindible.

Frank Cappa, de Manfred Sommer

Nacido en San Sebastián y fallecido hace apenas 10 años, Manfred Sommer es uno de los grandes autores de la historieta española. Su creación más celebrada son las aventuras de Frank Cappa, un intrépido reportero gráfico que se dedicó a captar con su cámara los más escalofriantes conflictos bélicos de los años 60 y 70.

Frank Cappa es el prototipo de lo que debería ser un fotoperiodista, un testigo objetivo que no puede o no debe tomar partido en los conflictos que retrata, pero que en ocasiones no puede mantenerse al margen. Un reportero comprometido que es consciente de que su labor va más allá de su simple trabajo. Aunque a primera vista puede parecer una obra menor o algo anticuada, lo cierto es que posiblemente sea la mejor recreación de un fotógrafo de guerra que se ha visto jamás en el mundo del cómic.

Compartir

2 Comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.