La filosofía del reciente Sony 24-50 mm f2.8 G se repite ahora, pero en versión angular, con el nuevo 16-25 mm f2.8 que acaba de ser anunciado. Un zoom luminoso para cámaras de formato completo que parece especialmente pensado para cámaras como las A7C o la ZV-E1 y que, a cambio de renunciar a cobertura focal, ofrece un tamaño y precio mucho más apetecible.

Se trata de hacer ópticas que sean «simplemente buenas», como ya dijo Sony al presentar el citado 24-50 mm f2.8. Es decir, a cambio de renunciar a la excelencia óptica y dando por hecho que las cámaras son capaces de corregir muchas de las posibles limitaciones de los objetivos, es posible tener un zoom angular f2.8 por 1400 euros.

Sony-16-25mm-Photolari_04

El tamaño, el precio y la luminosidad son los dos mejores argumentos de esta óptica que, durante unos cuantos días, hemos podido probar montada en una A7C II. Aquí podéis encontrar unas cuentas fotografías de muestra a máxima resolución para poder valorar el rendimiento. La mayoría están disparadas a máxima apertura.

DSC00943

DSC00860

DSC00803

DSC00866

DSC00880

Sobre el diseño y la construcción, no hay mucho que añadir a lo ya dicho en su momento sobre el 24-50 mm f2.8 porque en este sentido son idénticos. Buenos acabados y sensaciones, anillo mecánico de diafragmas, sellado y, en definitiva, todo en orden y más para una óptica de precio moderado teniendo en cuenta las focales y luminosidad.

Sony-16-25mm-Photolari_07

Porque, aunque es verdad que 1400 euros sigue siendo mucho dinero, la combinación de zoom angular y f2.8 ya sabemos que no suele ser nada económica, y más si va firmada por las principales marcas del sector.

DSC00912

DSC00969

DSC00965

DSC00890

DSC00886

Así que aquí el trato que propone Sony es el ya habitual en algunas ópticas de su gama G: renunciar a algo de cobertura a cambio de ahorrarnos peso y dinero. Pero, y esto es importante, sin renunciar a calidad en la construcción y en los resultados.

Como se puede ver en las fotografías de muestra, los resultados no decepcionan, con un nivel de detalle muy alto en el centro incluso a máxima apertura y que aguanta bastante bien en las esquinas, aunque a f2.8 sí se aprecia algo de pérdida, sobre todo en la focal más angular.

DSC00963

DSC00959

DSC00770

DSC00781

El viñeteado y la distorsión están muy bien controlados, mientras que la distancia mínima de enfoque de unos 18 centímetros en la posición más angular permite composiciones interesantes y aprovechar el bokeh de ese f2.8.

¿Merece la pena? Evidentemente, si no hay limitaciones de tamaño o presupuesto, lo suyo es no renunciar a nada e ir a por el 16-35 mm f2.8 GM II. No obstante, esta es una alternativa interesante que por el mismo precio que el 16-35 mm f4 -incluso algo menos- aporta ese punto de luminosidad que nunca sobra.

Sony-16-25mm-Photolari_06

Tampoco podemos pasar por alto las alternativas de otras marcas en este animado segmento de los zoom angulares para las Sony sin espejo de formato completo. El Sigma 16-28 mm f2.8 y el Tamron 17-28 mm f2.8 son los dos competidores más evidentes, con algo más de cobertura y un precio por debajo de los 1000 euros.

Pero para quienes valoren o prefieren las ópticas originales, sin duda este nuevo 16-25 mm f2.8 G de Sony es una opción a tener muy en cuenta.