La Nikon que salvó la vida de Don McCullin ya tiene una nueva compañera en la historia de la fotografía. En este caso, una GoPro colocada en el pecho ha parado la bala disparada por un francotirador del ISIS contra el reportero Ammar Alwaely, que trabajaba en la zona de Mosul, en Irak.

Tal y como puede verse en la impactante secuencia de vídeo, los periodistas se encontraban cerca de un coche cuando una bala impacta contra Alwaely. La pequeña cámara de acción, colocada en un soporte frontal en el pecho, detiene la bala y milagrosamente el reportero sale casi intacto.

Según explican los protagonistas de la historia al diario The Sun, el único daño fueron unas heridas en la cara, consecuencia del plástico de la cámara que saltó por el impacto del proyectil.

«Si Alwaely no hubiera tenido la cámara o hubiera estado colocada unos milímetros más allá, la bala habría llegado al corazón», relata Owen Holdaway, reportero de The Sun que formaba parte del equipo.

3 Comentarios

    • Lo que mas me sorprende, es que después de recibir un disparo de un francotirador, el tio no se agacha y se dedica a gravarse, expuesto a otro posible disparo.

      • no creas, se pone a resguardo detras del vehiculo.. y el otro que esta grabando se agacha para quedar resguardado por la puerta que por lo que se ve en el vidrio es blindada.
        Realmente fue suerte, en esta imagen se ve en detalle como quedo la camara.
        http://staticf5a.lavozdelinterior.com.ar/sites/default/files/styles/landscape_1020_560/public/nota_periodistica/Disparo-3.jpg
        el disparo fue de lado y pego en la camara que sobresalia a la linea del pecho, de no haber estado la camara quiza pasaba rozando el chaleco , pero si era de frente, un .30 perfora la camara y el pecho sin despeinarse con el agregado de introducir en el cuerpo metales pesados como el litio de la bateria y sus posteriores complicaciones.

Comments are closed.