Ya os hemos hablado antes de los objetivos de Viltrox, una de esas marcas chinas de nueva generación que ha salido del mundo de los accesorios, para asentarse como una de las alternativas económicas a los objetivos nativos de las nuevas monturas mirrorless.

La verdad es que para los profesionales no suelen cumplir, por diferentes factores, pero para usuarios medios, e incluso algunos avanzados en algunas situaciones se podrán aprovechar de opciones interesantes a precios contenidos. Hoy os hablamos del Viltrox 13 mm f1.4.

Una óptica que por su cobertura es difícil de encontrar en los principales fabricantes. Con formato APS-C, es casi imposible que podamos ver algo parecido para Fuji X, Nikon Z o Sony E, las principales monturas para las que está disponible.

Es verdad, eso sí, que damos un salto de precio respecto a otros modelos de la marca, puesto que estamos ya más cerca de los 500 que de los 300 euros que costaba algunos de los primeros objetivos Viltrox.

Cambios en el diseño

Revisando el diseño, vemos algunas novedades respecto al Viltrox 24 mm f1.8 para formato completo. De hecho, han cambiado dos de las cosas que menos nos gustaban: la tapa y el parasol. Siguen sin ser los mejores puntos de esta óptica, pero al menos se ve la intención de la marca de hacer las cosas mejor.

Por otro lado en este caso nos encontramos un anillo de goma en la bayoneta que aporta cierto nivel de sellado a la óptica. Un buen punto a su favor.

Viltrox-13-1.4-03

Por lo demás, tenemos buenos materiales y acabados. Aunque está fabricado en plástico, nos encontramos un chapado de metal y una bayoneta en acero. En esta gama de precios lo habitual es encontrar materiales plásticos, incluida la montura.

A nivel de tamaño y peso, hay que reconocer que es bastante grande y pesado para monturas APS-C. Pero es cierto que estamos ante un ultra gran angular luminoso y eso se nota en el filtro frontal de 67 milímetros o en el peso de 455 gramos en la versión para Nikon que hemos probado.

Viltrox-13-1.4-01

Además, tenemos un anillo de enfoque muy grande y suave, y un anillo de apertura continuo, con un punto fijo para controlarlo desde la cámara o trabajar en automático.

Enfoque

Respecto al enfoque, dependerá mucho del sistema y la cámara que usemos. Con la Nikon Z6 y la Nikon Z30 que hemos utilizado el rendimiento ha sido más que correcto.

viltrox-13-015

Es importante tener la última actualización disponible porque el sistema STM mejora con cada uno de los nuevos firmwares. Quizás en un sistema como Sony esté por detrás de los objetivos nativos, pero en Nikon nos da la sensación de que es más que suficiente para el día a día y que sólo notaremos la diferencia si lo comparamos con la gama alta de ópticas Nikkor Z.

viltrox-13-013

viltrox-13-005

 

El rendimiento óptico es notable, aunque sí nos encontramos con algunos problemas en situaciones concretas. Por ejemplo, hay aberraciones cromáticas que tiran al cyan y pequeños detalles al magenta, aunque menos acusados. No es grave, y tenemos perfiles de corrección en los principales software de edición que funcionan de manera aceptable.

El viñeteo es más que evidente hasta f2.8, pero nada grave que no podamos corregir en un momento con perfiles o incluso de forma manual. Al menos en el caso del modelo para Nikon que es el que hemos probado.

El esquema óptico consta de 14 elementos en 11 grupos, con 2 lentes asféricas, 4 lentes ED de baja dispersión y 2 de alta refracción. La deformación está bastante bien corregida, aunque sí hemos detectado en la zona central cierto efecto pincushion. De nuevo, nada que no se pueda solucionar con software.

viltrox-13-007

¿Y qué tal la calidad general? Con un sensor APS-C de última generación y más resolución es posible que esta óptica se quede corta para los usuarios más exigentes. Pero aclarado este punto, la nitidez es más que correcta desde f1.4 en el centro, pero si queremos mejorar las esquinas tendremos que subir hasta f2.8.

viltrox-13-008

 

Desde f4 no hemos encontrado problemas de nitidez en el sensor de 20 megapíxeles. Las esquinas son aceptables en global, pero es quizás el punto débil, como era de suponer en un angular extremo como este.

¿Vale la pena el  Viltrox 13 mm f1.4?

La respuesta rápida es un claro sí. En mi caso, como creador de contenidos, uso mucho la cámara en modo vlog y también para grabar vídeos sobre móviles con una perspectiva que a mi me gusta llamar vista real.

Viltrox-13-1.4-04

Las aberraciones y la caída de calidad en las esquinas están ahí, pero igual que el viñeteado son fáciles de corregir por software o de solucionar cerrando un par de pasos el diafragma.

Pero por lo demás, el detalle y nitidez que da así como la construcción y enfoque son más que aceptables para un angular que ofrece una cobertura equivalente de menos de 20 milímetros y tiene un precio muy comedido.