¿Pero de verdad están hechas con un móvil?, preguntan mis compañeros de mesa mientras observan las magníficas fotos de Javier Corso, presentadas en copias de papel en las que cada detalle -también la edición de color- han sido mimados al máximo. Estamos en el restaurante La Salita de la cocinera Begoña Rodrigo, asistiendo al estreno del que presume de ser el primer maridaje fotográfico del mundo.

Una singular propuesta con la que Xiaomi ha querido estrenar su nuevo 14 Ultra de una forma diferente. Porque fotos de comida con el móvil hay muchas, quizás incluso demasiadas. Pero fotos pensadas para acompañar un menú degustación de una de las mejores cocineras del país hasta ahora no lo habíamos visto.

corso-salita-ALTA_02

corso-salita-ALTA_26

«Comer con los ojos» se llama esta original campaña de Xiaomi que ha involucrado a Corso y a Rodrigo en este experimento. Un auténtico reto, nos contaba el fotógrafo documentalista que a través de sus imágenes -siete series de cuatro fotos- pretende ayudar al comensal a comprender mejor lo que está comiendo.

Xiaomi_comer_los_ojos4441

corso-salita-ALTA_04

No se trata, claro, de fotografía gastronómica al uso, sino de un reportaje en siete capítulos que se centra en diversos oficios artesanos -también la fotografía y la cocina lo son, recuerdan los protagonistas- vinculados de una u otra manera a las recetas elaboradas por Begoña Rodrigo para este menú degustación.

Herreros, artesanas del mimbre o el papel, un pescador de anguilas, un maestreo fallero… Corso maneja muy bien la luz para conseguir instantáneas con mucha fuerza. De esas que, por suerte, no invitan a iniciar cansinos debates sobre cámara o móviles.

corso-salita-ALTA_09

corso-salita-ALTA_27

«Es una herramienta más», explicaba el fotógrafo, más interesado en los resultados que en la técnica pero que, nos confesó, se vio algún que otro vídeo de esta casa sobre el Xiaomi 13 Pro para ver cómo era aquello del RAW y la máxima resolución.

La propuesta, además de original, es de lo más interesante. Antes de cada uno de los siete pases que componen este menú degustación llegan a la mesa las fotografías y, junto a los platos, un pequeño texto con algunas pistas para situarse y, sobre todo, poner nombre a los artesanos y artesanas que aparen en las imágenes.

LaSalita-Foto-Iker_04

«Las fotografías de Javier pueden ayudar a acercarse más a los platos de Begoña», asegura Purificación García, investigadora de la Universidad Politécnica de Valencia y cofundadora de Food Design. Y es que, además de un gran ejercicio de marketing para acercar el terminal más exclusivo de la marca a un mercado gourmet -nunca mejor dicho-, este experimento también tiene su vertiente didáctica.

Quienes prueben el menú «Comer con los ojos» podrán responder al final una encuesta con la que se pretende descubrir si las fotografías influyen en la experiencia gastronómica y cuál es su impacto. Estaremos atentos a las conclusiones del estudio que acaba de iniciarse con el que podría ser el primero de varios maridajes fotográficos con algunos de los mejores chefs del país.

1 COMENTARIO

  1. Buenos días, no pretendo criticar negativamente sino expresar una sensación: La mayoría sino todas las fotografías del reportaje me parecen deformadas.

    Tal vez sea por la perspectiva, tal vez sea por un uso casi exclusivo de un angular, tal vez sea por las dos a la vez.

    O tal vez sea que el móvil fotografía así de manera expresa.

    Y no, no soy un sibarita de la fotografía ni tampoco un anti-móviles.

    Es una sensación al ver las fotos expuestas en el articulo, no sé..

    Un saludo.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.