Hace años que Yashica -o lo que queda de esta marca- intenta hacerse un hueco en el segmento de cámaras retro y rentabilizar esa moda vintage que siempre ha sobrevolado el sector fotográfico. Pese al sonado fiasco de aquella Yashica Y35, la compañía sigue empeñada en, como dicen ellos, tender puentes entre el presente y el pasado.

Así que tras la buena acogida de la nueva versión de I’m back y su accesorio en forma de carrete capaz de convertir casi cualquier cámara de película en un modelo digital, Yashica se ha aliado con esta pequeña compañía para ser parte del proyecto.

Imback-35-01

Algo que los creadores de la idea presentan como un notable logro para una compañía pequeña pero que quienes conocen el historial de productos de Yashica miran con cierta desconfianza.

No hay que olvidar que Yashica es ahora una marca con sede en Hong Kong y propiedad de 100 Enterprises Int. Group Ltd que se encarga de la venta de productos con el nombre de esta firma. Incluyendo carretes, cámaras de película, la citada Y35 y accesorios para el móvil.

Imback-35-02

Desde su presentación hace unos días, el nuevo modelo de I’m Back ya ha recaudado más de 400.000 euros. Se trata de un sistema con sensor Micro Cuatro Tercios, adaptable a cámaras de carrete y que saldrá a la venta con un precio a partir de 570 euros.

Los responsables de ambas compañías aseguran que colaborarán en el desarrollo de este y otros modelos y también en su venta y distribución global.

3 COMENTARIOS

  1. No tiene ningún sentido. El costo es el mismo de una cámara digital. Dudo que la calidad se igual (siquiera). Y mantendría las limitaciones, en cuanto a velocidad, de las analógicas. Soy usuario de Nikon, pudo usar mis lentes en analógicas (FM2 y F100) y en digitales (D600, D300 y D200).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.