Una pareja envía 30 páginas de correcciones a su fotógrafo de boda

7

Historias sobre parejas que no quedan muy conformes con su álbum de boda hay muchas. Algunas que incluso acaban en denuncias y otras en la que los novios le echan mucho morro al asunto. Pero, sin duda, esta pareja merece un lugar destacado en el ranking de clientes exigentes y perfeccionistas.

Y es que tras recibir las imágenes de su enlace, han analizado una por una añadiendo comentarios sobre los errores cometidos por el fotógrafo que, presumiblemente, no esperaba una respuesta así.

Tal y como puede verse en el vídeo compartido por DigitalRev, los novios incluso dibujaron en algunas de las imágenes la clásica guía de los tercios para indicar todas aquellas imágenes en las que no se cumplía esta norma.

El resultado son más de 30 páginas de correcciones que incluyen notas sobre el encuadre, la composición o la sobreexposición del fondo en algunas de las imágenes. Aunque no ha trascendido cómo se lo ha tomado el fotógrafo, la historia  no ha tardado en hacerse viral en las redes sociales.

Una cosa está clara: sin duda estamos ante la pareja más temida por los fotógrafos de boda de todo el mundo.

FuenteDIYPhotography
Compartir

7 Comentarios

  1. Cierto es que sólo viendo las fotos que salen el la fito de referencia del artículo , los novios tienen toda la razón , menuda chapuza!!

    • Es lo que pasa si el del “aifon” no es bueno. Y si no lo es, no lo es ni con el “aifon” ni con la última réflex top, no nos engañemos.

      • +1

        Eso de cámara grande fotógrafo mejor ya no se lo cree nadie. He visto fotos hechas con un iphone que ya quisieran muchos conseguir hacerlas con una buena cámara.

  2. Tiempos aquellos en los que mandabas los rollos al laboratorio, hacias la selección con copias 10×15 y luego las pegabas o insertabas en el albúm en un tamaño entre 20×25 o 24×30 cm. Te llevaba un par de horitas y luego a la siguiente boda. Ahora si el fotógrafo de bodas cobrara por horas todos los retoques, catalogaciones, envíos y reenvíos de cada boda, se haría millonario y el albúm saldría al precio de lingote de oro. Desgraciadamente se ha acostumbrado el personal a cosas así, olvidando que el tiempo es dinero en cualquier profesión… la de fotógrafo se ve que ya no lo es.

Dejar respuesta