Hacer fotos a niños es una de esas especialidades que aparentemente cualquiera cree ser capaz de dominar pero que a la hora de la verdad resulta muy compleja. Sobre todo si hablamos de fotografía infantil profesional en la que a los factores técnicos habituales (composición, iluminación, retoque…) se le suma uno muy especial: los pequeños protagonistas de las fotos.

Por eso le hemos pedido a Manuel Santos, autor del libro Fotografía infantil, técnicas y estilos de la colección Foto Ruta que nos cuenta algunas de las claves de esta especialidad fotográfica que aborda en detalle en esta obra.

1. Equipo: reducido y de calidad

Para fotografiar niños no es necesario un gran equipo como en otras especialidades fotográficas. Fundamentalmente deseas tomar buenos retratos de ellos. Para primeros planos y planos medios te bastará un teleobjetivo corto de 80 a 135 mm si tienes una cámara de formato completo (o su equivalente en otros formatos).

La maleta Tenba con ruedas que usa Alba Soler para transportar su equipo a localizaciones fuera de su estudio: cuerpo de cámara con un objetivo Sigma 50 mm f/1,4, un objetivo Canon 85 mm f/1,2, otro objetivo Canon 100 mm f/2,8 macro y un flash portátil Profoto A1.

Para complementar y dar variedad a tus reportajes añade un objetivo gran-angular de 35 mm. En el caso de que tengas o prefieras adquirir una cámara más compacta, considera alguna que tenga un objetivo zoom de calidad, con un factor de zoom no superior a 4x, por ejemplo un 24-70 mm (distancia focal equivalente en formato 35mm).

2. Aprende todo lo que puedas sobre cada edad de los niños

Cada edad tiene sus peculiaridades y mientras más las conozcas, mejor podrás plantear la sesión e interactuar con el niño. De sus primeros trabajos, Alba Soler recuerda todavía la cara que puso la mamá, cuando le pidió a un niño de dos años que saltara, ¡porque con esa edad no son capaces de hacerlo! Conocer las necesidades y capacidades de cada niño es fundamental para comenzar la sesión con buen pie.

Por ejemplo, con recién nacidos hay que conseguir que estén bien dormiditos para poder situarlos en la posición que deseemos y no se despierten. Para ello es fundamental realizar las fotografías durante los primeros quince días, mantenerlos con una temperatura de la habitación relativamente elevada y que la mamá les haya dado el pecho o el biberón inmediatamente antes de empezar la sesión.

Alba Soler situó un paraguas XL a la izquierda del bebé a fin de que la parte superior izquierda de su cara tuviera más luz y el resto de la cabeza y cuerpo apareciera ligeramente en sombra. Consiguió dotar de volumen y tridimensionalidad a la cabeza, así como a las manos y pies del bebé. Le envolvió en una bufanda para ayudar a mantener su cuerpo enrolladito, porque para Alba es muy importante dar la idea de recogimiento, casi como si todavía estuviera acurrucado en el seno materno. Canon 5D Mark III, Sigma 50 mm f/1,4, ISO 100, f/2,8, 1/200 s.

Hay edades más fáciles y otras más complicadas, por lo que debes estar preparado y con recursos para lidiar con ellas. De los 18 meses a los 3 años es la edad favorita para muchos fotógrafos especializados en niños, posiblemente porque en las imágenes conservan todavía los rasgos tiernos de un niño pequeño, a la vez que empiezan a mostrar su personalidad e interactuar más fácilmente con los adultos, lo que redunda en unas sesiones de trabajo mucho más cómodas y naturales.

No obstante –comenta Pepa Valero– hay algunos meses terroríficos: sobre los 18 meses o dos años, cuando suelen entrar en la guardería y son muy desconfiados, tienen mucho miedo a casi cualquier cosa. No les sucede a todos pero suele ser bastante común. Además, la fotografía no se cuenta entre sus actividades favoritas y tienes que trabajártelo bastante, como digan que no es que no.

Es el período del «no». Si protestan porque hay que cambiarles de ropa o situarlos sobre otro fondo, simplemente se continúa o se les da algo para que se entretengan. Hay que seguir insistiendo, no claudicar y al rato se tranquilizan.

3. Cuenta historias o transmite emociones

Madres y padres suelen entrar al estudio fotográfico con una idea prefijada: el fotógrafo recogerá la felicidad de sus hijos. Sin embargo, esa obsesión por una imagen tipificada no facilita las mejores imágenes.

Por ello muchos fotógrafos especializados prefieren que los familiares no se encuentren directamente en el plató del estudio, al objeto de que el niño pueda sentirse más tranquilo y con menos presión de los adultos, lo que les facilita recoger otros estados de ánimo que pueden ser mucho más sugerentes.

Fotografía: Manuel González. Canon 5D Mark III, Canon 85 mm f/1,2, ISO 100, f/5, 1/160 s.

Fíjate cómo la fotografía de Manuel González junto a estas líneas recoge la concentración de esta niña en su mundo interior. Previamente le indicó que abrazara su libro favorito y pensara en todos los personajes que había en él. La fotografía está tomada delante de un fondo blanco, sobre el que superpuso en postproducción digital la textura, la nube y las alas.

Por supuesto deja de obsesionarte con captar la sonrisa “patata”. A lo largo de este libro podrás ver que hay infinidad de ejemplos en los que los niños aparecen observando, jugando, pensando… con una actitud relajada y transmitiendo mucho más de su mundo interior que lo que hubiera conseguido con una sonrisa forzada. Relájate, no te obsesiones con que el niño ponga una cara determinada y notarás inmediatamente cómo el pequeño se relajará también.

4. Busca el escenario y complementos para tu historia

Elabora una lista de lugares cercanos a tu localidad que puedan convertirse en escenarios de historias para los niños. Pueden ser un pequeño camino en el bosque, un embarcadero a la orilla de un río o una construcción abandonada. Lo más importante es buscar un sitio tranquilo para que el niño no se distraiga demasiado y elegir una hora del día en que tenga una luz atractiva.

Para fondos de sus reportajes en ciudades, Pepa Valero selecciona paredes de edificios simples con colores pasteles o texturas, donde no aparezcan excesivos elementos decorativos ni mobiliario urbano en las proximidades. ¡No te asustes por la lluvia y pienses que ya se te ha aguado la sesión! Sobre los charcos y el piso mojado se forman reflejos muy atractivos que transforman casi cualquier tipo de suelo en un escenario mágico. Pepa consideró usar el paraguas negro, ¡aunque ya había parado de llover!, porque es una forma circular muy destacada contra el fondo y sirve para contrastar las caras de las niñas y añadir una atmósfera de juego. Nikon D800, Nikkor 24-70 mm f/2,8 @ 48 mm, ISO 250, f/3,5, 1/200 s.

Evalúa la coherencia del fondo con el tema, por ejemplo un escenario de ciudad, quizás una azotea con un horizonte de atractivos edificios, resultará más atractivo y coherente para un reportaje del pequeño con su disfraz de Batman o Superman, que si lo sitúas junto a un riachuelo del bosque.

O al revés, plantea un fuerte contraste entre la acción del niño y el escenario elegido, por ejemplo: una niña bailando ballet en un entorno industrial o delante de un contenedor.

Si el fondo es relativamente neutro, elige complementos que puedan darle un cierto carácter a su imagen. Observa cómo el paraguas en la fotografía de Pepa Valero le aporta el carácter invernal del día elegido y también una atmósfera de juego a las niñas.

Muchas veces la diferencia entre un retrato convencional y otro con magia está en los complementos usados, ya sean una pequeña mariposa de papel, una bufanda o un tocado especial.

5. No hagas fotos hasta que te hayas hecho amigo del niño

Los pequeños no entienden muchas cosas del mundo de los adultos: ¿para qué les llevan con un desconocido que se esconde detrás de un aparato negro y les marea la cabeza con fogonazos de luz?

La primera tarea del fotógrafo es conseguir que los pequeños no lleguen a esa percepción y lo acepten como amigo. Olvídate de tu cámara, siéntate con tu protagonista en el suelo con algún juguete o muñeco y plantéale un juego que consista en una tarea sencilla.

Puedes pedirle que mueva la cabeza del muñeco para contestar a las preguntas que le formules, o que haga andar o parar al muñeco cuando se lo indiques, o que pulse el botón del resorte para hacer salir a un muñeco de una caja.

La atmósfera de juego y la interacción con los niños son dos claves en el desarrollo de las sesiones de Pepa Valero. Para esta fotografía les pidió a los niños que “simularan que se habían escapado del libro y que me dijeran que no se lo contase a nadie ni hiciera ruido”. Otra de las características de su estilo son los decorados que diseña para sus sesiones, aquí ideó un escenario que era un libro del cual se escapaban los duendes dibujados en él. Para la iluminación situó un flash con ventana y rejilla a la izquierda, con un reflector dorado a la derecha, destacando el fondo con otro flash montado con un cono para concentrar la luz sobre el libro. Midió la exposición necesaria para las luces pequeñas de Navidad y ajustó la potencia de los flashes para poder usar dichos ajustes de exposición. Nikon D750, Sigma 50 mm f/1,4, ISO 400, f/2,8, 1/125 s.

Procura que los movimientos que le solicitas sean fáciles de entender y vincular a una palabra; no los asocies a una señal visual porque entonces el niño fijará demasiado la mirada en su mano. Por último intenta que la secuencia posible de movimientos facilite una pose adecuada del pequeño.

Motívale a reír; el niño reaccionará de manera muy diferente si ve que te ríes por los fallos de sincronización de sus movimientos, en vez de agobiarlo con una perorata cada vez que no se mueve justo cuando se lo indicas.

La risa, al igual que el juego, desencadena toda una serie de reacciones fisiológicas, cognitivas y emocionales que facilitan el aprendizaje, la sociabilidad, la liberación del estrés acumulado y permiten que el niño sea más abierto a nuevas personas y experiencias.

Planea, memoriza y practica algunos recursos para provocar la risa en un niño: desde muecas y sonidos de animales para los más pequeños, a chistes o parodias de personajes para los mayores.

Incluso algo tan simple como hacer que el niño piense que juegas al escondite detrás de la cámara puede convertirse en una fuente de carcajadas en el pequeño.

6. Usa iluminaciones amplias cuando son pequeños y estréchalas con los mayores

No resulta fácil mantener en un mismo lugar a los niños menores de 4 años, necesitan explorar y moverse continuamente. En estudio, y en localizaciones, sitúalos en zonas con una iluminación uniforme en toda ella.

Para la iluminación Alba Soler buscó una zona en sombra uniforme y se situó con la cámara en un ángulo de unos 90 grados con respecto a la dirección del Sol, para que la luz principal fuera lateral y provocara bonitos reflejos en el pelo de la niña. Rellenó las sombras con un reflector. Canon 5D Mark III, Canon 85 mm f/1,2, ISO 200, f/2,8, 1/160 s.

Por ejemplo, en estudio puedes colocar una ventana o paraguas de gran tamaño en posición lateral al niño y con la parte inferior casi tocando el suelo, para lograr una atractiva luz suave y uniforme en una amplia zona, pero que también aporte un poco de sombras, al objeto de conseguir expresar los volúmenes y texturas.

En una casa busca ventanales grandes que lleguen hasta el suelo, por ejemplo los de acceso a terrazas, despeja la zona alrededor de muebles y deja que el niño juegue sobre el suelo o una mantita.

Sin embargo, los niños mayores de cinco años pueden seguir más fácilmente tus instrucciones, de modo que puedes aprovechar este factor para incluirlos en una sesión con una iluminación mucho más localizada, que aporte una atmósfera especial a la escena.

Para la fotografía bajo estas líneas, Pepa Valero usó un esquema de luz lateral colocando un flash montado con Beauty-Dish y rejilla a la derecha para concentrar la iluminación y limitando con paneles la salida de luz a la zona donde se encontraba la niña.

Fotografía: Pepa Valero. Nikon D800, Sigma 35 mm f/1,4, ISO 800, f/3,5, 1/125 s.

La luz lateral moldea de una manera atractiva el rostro de la niña y destaca aún más su mirada absorta en la bengala. Las sombras se rellenaron mediante un reflector dorado.

7. Explora combinaciones de color atractivas

Investigando para este libro me encontré con muchos profesionales que trabajan muy bien sus fotografías de niños en blanco y negro, sin embargo sus imágenes en color no siempre están a la misma altura.

Muchas veces ocurre porque no conocen algunas reglas fundamentales de la percepción de los colores y su aplicación para mejorar las combinaciones de color en una imagen.

Combinar con intención y gusto los colores, tanto en la toma como en la postproducción, es una de las herramientas más potentes que tienes a tu disposición para configurar un estilo propio en tu fotografía de niños

Por ejemplo, contrasta un color dominante con otros no saturados o grises, siguiendo el esquema favorito de Manuel González, que subraya: “Los colores estridentes los descarto desde el principio en el protocolo que envío a los padres; allí les indico que es preferible no traer ropa con cuadros, estampados, rayas, que pueden estar bonitos pero son muy de temporada, de moda solo por unos años… yo busco que las fotos sean atemporales, con colores lisos, poco saturados, pasteles, para jugar con esa armonía”.

Si tiene dudas sobre qué color de fondo usar, decídase por una opción segura: los tonos grises que armonizarán con casi todos los colores de la ropa del niño o los juguetes y accesorios que incluya. Fotografía: Manuel González. Canon 5D Mark III, Canon 85 mm f/1,2, ISO 200, f/3,5, 1/160 s.

O también puedes contrastar colores fríos y cálidos en la imagen, por ejemplo: fondos en tonos fríos, como verdes y azules, combinan muy bien con los tonos de piel y algún accesorio en gama de rojos o amarillos. La armonía por colores complementarios fríos cálidos es una de las más usadas en toda la historia del arte. Resulta muy efectiva por el contraste que ofrece entre figura y fondo.

Pepa Valero eligió un fondo en colores azulados para que contrastaran todos los elementos que iba a situar delante en tonos cálidos: piel, pelo y tiara. En la postproducción, primero ajustó los colores en Lightroom para llevar los azules a tonos menos saturados y algo más cian, después afinó aún un poco más los tonos de piel en Photoshop con capa de ajuste de Corrección Selectiva. Nikon D800, Nikkor 85 mm f/1,8, ISO 400, f/2,8, 1/160 s.

Además del tono conviene prestar mucha atención a la saturación. Los colores saturados los asociamos a la primavera y verano, al ocio y la diversión, a colores brillantes y puros destacados por la fuerte luz solar de esos meses.

Por contraposición, los colores poco saturados suelen predominar en los periodos más fríos del año, donde dominan las nieblas y días menos luminosos. Los colores poco saturados inducen relajación en el espectador, transmiten paz y tranquilidad, por lo que son muy recomendables para fotografías de bebés.

8. En caso de dudas o problemas pasa a blanco y negro

Todavía siguen siendo muy efectivas y solicitadas las fotografías monocromáticas. Además, en algunas ocasiones la conversión a blanco y negro permite eliminar fácilmente algunos problemas derivados de las condiciones en la toma.

Por ejemplo, si ha realizado un retrato de un bebé en su casa con dos tipos de luces con equilibrio de color muy diferentes, lograr igualar o hacer atractiva la diferencia de tonalidades de luz puede ser una tarea complicada y laboriosa. Sin embargo si se convierte a blanco y negro ¡adiós al problema!

A veces las fotografías en blanco y negro pueden resultar un poco frías, la solución es fácil aplica un ligero virado, que transformará los tonos neutros de blanco y negro añadiéndoles un ligero matiz de color.

Con los programas de conversión RAW es muy fácil, sólo tienes que ir a los controles denominados Dividir Tonos. No hagas experimentos innecesarios con virados de colores extraños que resultan muy poco favorecedores.

En esta imagen Alba Soler deseaba destacar la blancura casi transparente de la piel. Para convertirla a blanco y negro usó el panel de Blanco y Negro en Lightroom, decidió aclarar los tonos de piel (subiendo los controles de Naranja y Amarillo), oscurecer ligeramente los labios (bajando el control de Rojo) y oscurecer bastante los tonos del fondo (bajando los controles de Verde, Aguamarina y Azul). Después abrió la imagen en Photoshop y aplicó una capa de ajuste de Mapa de Degradado, eligiendo Tonos Fotográficos y seleccionando el que reproduce tonos similares al virado al platino en fotografía química. Canon 5D Mark III, Sigma 50 mm, f/1,4, ISO 1600, f/2,, 1/125 s.

Algunas combinaciones que funcionan bien para retrato en general son: colores marrones o violetas para las sombras y amarillos-acres para las altas luces; o azules para las sombras y cianes para las altas luces.

En todos los casos comprueba al elegir los colores del virado que el control de Saturación en la pestaña Dividir Tonos se encuentre siempre en valores por debajo de 25 para las altas luces y de 50 para las sombras, al objeto de evitar colores demasiado estridentes.

9. Edita tus archivos RAW con una idea del destino al que deseas llegar

No te lances a mover ajustes alocadamente o al contrario de forma totalmente automatizada mediante preajustes. Lo más importante antes de empezar a editar es previsualizar hacia donde deseas conducir tu imagen mediante el postprocesado digital o, al menos, escoger una fotografía o una pintura de referencia.

Antes de trastear con los ajustes de color y luminosidad en tu programa de edición, considera factores como la edad del niño o la historia que deseas representar.

Para los bebés de pocos meses busca una atmósfera luminosa con tonos pasteles, para ello levanta las sombras y luces, así como reduce el contraste y la saturación, añadiendo si es necesario un color rosado o melocotón con baja saturación mediante el pincel de ajuste local de Lightroom o tu conversor RAW y pintando sobre la piel del bebé.

Alba Soler decidió tomar este retrato con una composición simétrica que, al ser más estable, le permitía transmitir mejor la calma de la escena y concentrar toda la atención del espectador en la mirada de la niña. Buscó una zona umbría del bosque para que dominaran los tonos azulados, los acentuó en postproducción para contrastarlos ligeramente con la piel sonrosada del rostro. Canon 5D Mark II, Canon 85 mm f/1,2, ISO 250, f/2, 1/250 s.

En las fotografías de niños en exteriores, Alba Soler recomienda dedicar un cierto tiempo a ajustar los verdes, que no siempre salen de cámara con los colores más atractivos, y después incrementar localmente el desenfoque del fondo, para destacar más al niño. En las campañas de Navidad en estudio, Pepa Valero se decanta por afinar en la edición digital los rojos, porque no le gustan que tiren hacia el color coral, llevándolos hacia más granates.

A pesar de las indicaciones que hayas ofrecido a los padres sobre el vestuario, sucede frecuentemente que el niño venga a la sesión con alguna camiseta, pantalón o complemento de un color que no combina bien con la escena.

En ese caso puedes optar por disminuir la presencia de dicho color en Adobe Lightroom usando las herramientas del panel HSL, reduciendo la saturación o cambiando ligeramente su tono. Si requieres un cambio más radical, necesitarás de las herramientas más sofisticadas que permite Adobe Photoshop, como el Pincel de Sustitución de Color.

10. Lo fundamental: volver a ser niños

Algunas de las mejores fotografías de este libro parten de una idea que surgió al leer algún cuento para niños o simplemente de incentivar el juego del niño con un objeto y estar atento a lo que ocurra.

Fotografía: Manuel González. Canon 5D Mark III, Canon 85 mm f/1,2, ISO 260, f/3,2, 1/200 s.

Para la mayoría de sus fotografías, Manuel González se basa en el siguiente esquema de producción. Primero estructura la composición básica del sujeto con los elementos de la escena, después añade algún objeto sobre el que le sea fácil dirigir la atención del niño en la toma, aquí por ejemplo una mariposa estaba pegada sobre la pared para atraer la atención del pequeño.

Y finalmente mejora la imagen obtenida en la postproducción digital, mediante aplicación de texturas sobre el fondo y superpuso las otras mariposas en varias capas, ajustando su posición para darle mayor dinamismo a la composición.

El propósito de una buena fotografía infantil debería ser transmitir la emoción de los niños, no sólo captar sus rasgos externos, sino ser capaz de lograr una imagen atemporal que siga conmoviendo a la familia durante los próximos años.

El libro Fotografía Infantil, Técnicas y Estilos te guiará a conocer los aspectos fundamentales de la psicología de los niños, la planificación de sesiones en estudio y exteriores, además de abordar en dos capítulos específicos todo lo necesario para la postproducción digital.

 

 

Compartir

8 Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo con Francisco. Aunque las fotos aquí expuestas son impecables técnicamente, adolecen de la naturalidad y espontaneidad propias de los niños. Parecen más modelos que niños comportándose como tales.

  2. Buenas fotos, sin duda, pero estoy de acuerdo con «Francisco» y «antonio mc»:

    Las fotos que me conmueven(pase el tiempo que pase), son fotos naturales, espontaneas, de momentos unicos que no se van a repetir en el dia a dia de mis hijos.

    Las escenas preparadas/pensadas en un estudio(o fuera de el) por un extraño, para posteriormente ser mejoradas en alto grado gracias a una admirable maestria en el procesado, me parecen dignas de anuncios o Instagram(red social que me tiene enganchado, dicho se a de paso) pero que me dejan frio cuando pienso en mis hijos.

    Si uno quiere tener recuerdos notables fotograficamente hablando..Tiene que ser el mismo/misma quien las haga en su cocina, dormitorio, excursiones. (Es divertidissimo, adictivo y si se es perseverante, tremedamente gratificante)

    Eso si que son recuerdos atemporales de los tuyos.

  3. Como profesional, y aunque también me gustan este tipo de fotos, procuro hacerlas sin mucha parafernalia por que lo que prima aquí es la expresión del niñ@, su naturalidad, y que la mayoría de los padres quieren que su niñ@ salga sonriente. Aún así siempre hay algunos que, precisamente por que ven este tipo de fotos tan elaboradas y editadas, quieren algo parecido; pero claro todo tiene un precio que algunos no están dispuestos a pagar.

  4. yo he ido como mas de uno y seguro que algunos de vosotros ha alguna sesión o clase para aprender alguna tecnica y a mi personalmente de daba vergüenza como hacían la foto, les da igual la luz, el enfoque, etc,, cogen la foto la mete el programa de edición y ala la foto no es la misma la mires por donde la mires y personalmente esta clase de fotógrafos no me llaman la atención en nada.. son mas procesadores que fotógrafos.

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.