El polvo y la suciedad son una pesadilla constante para los fotógrafos, especialmente desde la irrupción de las cámaras sin espejo. Por eso existen decenas de productos en el mercado dedicados a mantener cualquier partícula ajena lejos de los sensores de nuestros equipos, desde perillas de aire hasta adhesivos especializados.

Pero hasta ahora nunca habíamos visto nada parecido al BlowerBaby de Nitecore, un soplador electrónico de aire muy compacto especialmente diseñado para limpiar sensores y otros componentes electrónicos delicados.

20220420101946_20047

Se trata de un dispositivo muy compacto, pero que según el fabricante es capaz de producir corrientes de aire de hasta 70 kilómetros por hora. El BlowerBaby cuenta además con una entrada de aire unidireccional con filtros intercambiables que previene la entrada de partículas externas. Uno de los filtros disponibles, de hecho, es especial para la limpieza de sensores de imagen.

20220420101952_58599

También cuenta con varios accesorios y cepillos de diferente tamaño y dureza para limpiar el cuerpo de la cámara y los objetivos. Se carga a través de una conexión USB-C y su batería de 1500 mAh promete autonomía para unas 90 sesiones de limpieza.

20220420102106_5803220220420102007_93123

El Nitecore BloerBaby se puede comprar por unos 96 euros.

4 COMENTARIOS

  1. Hay cosas parecidas para limpiar los ordenadores por dentro, pero dicen que la fricción del aire puede generar electricidad estática, lo que lo convierte en un imán de pelusas, como cuando frotas un globo con la cabeza, (los que tienen pelo saben de lo que hablo 😜🤣)… pero no sé si será cierto 🧐

    Un saludo

  2. Lo de los 70 km/h suena muy espectacular, pero es la velocidad a la que expulsamos aire al estornudar… Más que nada por si alguien con ese dato aislado se cree que va a salir un chorro de aire milagroso (por comparación, la típica sopladora de los servicios de limpieza llega a expulsar aire a más de 200 km/h, y tampoco tiene fuerza para arrancar toda la mierda de la calle).

    Mucho más ecológico para el planeta, y barato para el bolsillo, una pera de toda la vida.

Los comentarios están cerrados.