Aunque para muchos el clásico zoom 24-105 mm es uno de los más polivalentes del mercado, había que conformarse con una apertura f4. Al menos hasta ahora, porque Canon acaba de presentar el primer objetivo con este rango focal que mantiene una luminosidad f2.8 en todo su recorrido.

Publicidad

Además, el nuevo Canon 24-105 mm f2.8 L RF Z para las sin espejo de formato completo de la compañía presume de ser el primer objetivo híbrido del sistema, pensado tanto para las cámaras de fotos como para los modelos del sistema EOS Cinema.

Canon RF 24-105 mm f2,8L IS USM Z_001_oficial

Un zoom de tamaño y peso considerables que, como apuntan desde la compañía, recuerda más a un 70-200 mm f2.8 que al 24-105 mm f4. Con un peso de 1,3 kilos y anillo para trípodes, el objetivo se plantea como una solución perfecta para cámaras como la Canon EOS R5C o la Canon C70. No obstante, atendiendo a esa naturaleza híbrida también está pensado para su uso fotográfico.

Estabilizado y con anillo de diafragma

La lista de novedades con la que llega esta gama híbrida para la montura RF es larga. Una nueva familia de ópticas que, por cierto, llegan con la denominación Z en su nomenclatura pese a que ese es el nombre de las sin espejo de Nikon y de todas sus ópticas intercambiables de nueva generación.

En cualquier caso, el nuevo 24-105 mm f2.8 es el primer objetivo de Canon con anillo para el control del diafragma y que permite moverse entre f2.8 y f22 con 32 pasos intermedios, con o sin clic para permitir un movimiento continuo del iris.

Canon PZ-E2B_003_oficia

El estabilizador óptico promete 5,5 pasos de mejora o hasta 8 si se trabaja con cuerpos estabilizados. El zoom es de movimiento interno, con lo que las dimensiones de la óptica no varían y, entre sus características destacadas cabe mencionar el enfoque parfocal electrónico y la corrección de la respiración (lens breathing) del enfoque.

Disponible el próximo mes de diciembre con un precio de 3880 euros, junto a la óptica llegan dos controles servos opcionales que permiten motorizar y controlar de forma remota el zoom y adapta esta óptica a los flujos de trabajo en estudio.

La empuñadura servo PZ-E2 costará 1300 euros, mientras que la PZ-E2B con conexión de 20 pines para control remoto tendrá un precio de 1720 euros.

4 COMENTARIOS

    • Por desgracia, no parece que ni Canon ni Sony vayan a hacer objetivos impresionantes para aps-c; les interesa muchísimo más el mercado para full-frame.

      Algo que es mucho más patente en Canon, porque de momento no libera la montura RF a otros fabricantes. En cambio, Sony sí que dispone de objetivos de un montón de fabricantes. Veremos hasta cuando Canon puede seguir perdiendo clientes y cuota de mercado. Porque Sony, con su modalidad de dejar elegir, o bien terceras marcas o bien calidad sony -a mi juicio, la política correcta-, está consiguiendo ir ampliando su cuota de mercado. Y eso a medio-largo plazo es muy peligroso, incluso para Canon.

  1. Para fotografía, un trasto, no creo que lo adquieran muchos fotógrafos. Para vídeo, se me queda corto de tele si lo queremos entender como un zoom de uso mayoritario colocado en el cuerpo o de uso televisivo. Muy válido para producciones en los que se preparan los planos; para esta actividad lo veo muy acertado. Para cubrir un evento no lo veo por lo enorme y pesado. Dicho esto, que me regalen uno y me gustará.

    Imagino que tendrán un buen estudio de sus posibles usuarios. Y siempre está bien tener variedad de opciones para cubrir necesidades.

    • Pues en video para evento/docu no planificado, usando monopié, ya te digo que esto es lo que yo quiero. Poder zafar de la preocupación de que algo imprevisto te pille con la óptica equivocada no tiene precio. Y además, si la cámara y el proyecto te lo permiten, el poder usar el modo de recorte y llevar el tele a 150 y pico ya completa todo el rango que hace falta.
      Como bien dices cada trabajo es cada trabajo, pero para este tipo de curro lo veo fabuloso.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.