Una de las máximas del fotoperiodismo y de la fotografía documental siempre ha sido señalar y denunciar injusticias para intentar provocar una reacción social y política que consiga cambiar las cosas. Algo que incluye retratar situaciones de opresión y las condiciones de explotación en la que viven muchas personas en el mundo.

La cosa se complica un poco más cuando los protagonistas de la historia son menores. Si, además, aparecen desnudos y como víctimas de explotación sexual la delgada línea entre la denuncia y lo que podría ser considerado delito se vuelve más delgada.

Y eso es precisamente lo que estos días le están recordando a la agencia Magnum y a nada menos que David Alan Harvey tras descubrir que en el archivo de esta agencia hay decenas de imágenes a la venta en las que este tipo de fotos aparecen etiquetadas como «adolescentes», «13 a 18 años», «prostitutas» y otro tipo de etiquetas que no parecen las más adecuadas.

Magnum-Harvey-polemica-01
Una de las imágenes (recortada por Fstoppers) del archivo de Magnum

El hallazgo realizado y publicado por FStoppers se refiere en su mayoría a instantáneas del trabajo de 1989 de Harvey sobre prostitución en Tailandia en el que aparecen menores vestidas y semidesnudas obligadas a prostituirse. Además, en algunos casos -denuncian- no parece que se trata de fotos hechas con consentimiento de las protagonistas ni que siquiera sean conscientes de la presencia de la cámara.

Pese a que en determinadas fotos de su inmensa archivo Magnum especifica que no pueden usarse fuera de contexto o sin un pie de foto explicativo, no es el caso en estas series del prestigioso reportero.

La polémica, por supuesto, está servida. Dejando a un lado que en algunos países estas fotos con niños desnudos pueden ser consideradas directamente abuso de menores -cabría preguntarse si eso incluye trabajos de denuncia como éste- las acusaciones parecen subir de nivel y perder un poco el norte al preguntarse por el papel de Harvey en una habitación donde menores son obligados a prostituirse y, por tanto, donde se está cometiendo un delito. ¿Es un periodista complica de un crimen si lo está retratando para denunciarlo?

Magnum-Harvey-polemica-02
Otra imagen del archivo de Magnum. Publicada por Petapixel, que ha borrado parte de la instantánea original con una menor semidesnuda.

De todos modos, el debate -que daría para mucho y es realmente complejo- parece centrarse ahora en las etiquetas usadas para la descripción de estas fotos, con términos como «prostitución» o «trabajadores sexuales menores» en lugar de «abuso de menores» que sería lo adecuado.

En este sentido, Magnum ya ha salido al paso de las críticas argumentando que su archivo incluye casi un millón de fotografías realizadas durante más de 70 años y que son conscientes de que, como otros actores de la industria, tienen que revisar imágenes y políticas que en su momento no parecían incorrectas.

En el momento de escribir estas líneas, el acceso a este trabajo de Harvey en la web de Magnum no está operativo. Algo que no parece casual.

78 COMENTARIOS

  1. El negocio de Magnum es su extenso e histórico archivo y precisamente las imágenes que mejor se pueden vender, son aquellas de entornos que ya no existen, con sus luces y sombras, como todo. Lo que ocurre es que con tanta «corrección política» y el gusto de etiquetarlo todo, parece que todo es cuestionable, como si ahora no hubiera, no sólo injusticias sino auténticos desmadres a la hora de expresar puntos de vista, que son, en ocasiones, auténticos dislates. Si Magnum no pudiera vender este tipo de imágenes -que es su tesoro más preciado, independientemente del contexto- y tuviera que hacerlo con fotografías de última «hornada», tendría que cerrar, como tantos periódicos y revistas, lo han hecho.

    • Por mi podrían cerrar, en lo personal los archivos como Magnum, AP Archive o Getty representan lo peor en cuanto a la comercialización de imágenes históricas. Tanto contenido de interés cogiendo polvo en archivos a la espera del mejor postor que triste.

      Me parece normal que haya saltado esta polémica, la verdad es que vender fotos de ese tipo y con semejantes etiquetas parece sacado de un sitio web chungo. También se podría hablar de si estuvo bien que un fotógrafo hiciese a prostitutas menores sin su permiso porque eso lo hace cualquiera y seria condenable pero como tiene el nombre de Magnum y de David Alan Harvey pues ya todos son halagos y defensas.

      • Dices que Magnum, AP Archive o Getty representan lo peor en cuanto a imágenes históricas… entonces ¿cuáles son los mejores para ti?. En cuanto a Magnum es una agencia que tuvo la oportunidad histórica, de que sus fotógrafos, estuvieran en lugares donde éstos brillaban por su ausencia, consiguiendo documentos inéditos, no como ahora, que das una patada a una lata y te salen 25 y casi todo parecen fotocopias… ¿Fue ético fotografiar y filmar Buchenwald o Auschwitz al final de la guerra y dar a conocer las atrocidades? ¿Son ahora políticamente incorrectas esas imágenes, por la crueldad que sufrieron quienes salen en ellas?. Pues eso.

        • Yo no estoy aquí para hablar de mejores, tengo autores y temáticas que me gustan como todos y tampoco tengo nada en contra de las personas que individualmente curran para Magnum, AP o Getty sean en plantilla o de forma autónoma (de hecho uno de mis fotógrafos favoritas trabaja en una empresa de este tipo), solo digo que representan lo peor para mi porque pienso que la imágenes están para ser vistas no para coger polvos en archivos a la espera de un comprador que es el modelo que esas empresas tiene. Tomar imágenes de crudeza a mi no me parece malo siempre que sea desde el respeto pero hacer fotos a menores prostituidas y semidesnudas sin consentimiento para acabar a la venta en un archivo en lo personal no lo tiene y creo que para mucha gente tampoco pero al parecer como lo ha hecho alguien de la élite merece consideración.

          Por lo demás prefiero no darle vueltas al discurso clásico y agotador de «antes se hacían mejores fotos que ahora»…

  2. Buenos días, más allá que las opiniones de Fstoppers suelen ser..Singulares (uno de sus últimos artículos de opinión sugieren que la mejor forma para que el mercado fotográfico se recupere es que una de las tres grandes deje la fotografía, Nikon concretamente)..Pues eso, más allá de Fstoppers y sus columnistas, ciertamente entidades, por darles un nombre genérico, que subsisten desde hacer muchas decadas deben repasar y actualizar sus catalogos, definiciones, etc.

    Hablo de Magnum o NG en el entorno fotográfico.

    Los tiempos han cambiado respecto a hace un siglo o mucho más. Ya que estas entidades tienen esas edades avanzadas.

    Fuera de la fotografía también hay casos, por ejemplo, Tintín(con su Tintín en el Congo) y así podríamos seguir.

    Alguien tiene que levantar la liebre, no hay que escandalizarse y corregir lo que toque, nada más.

    El fondo histórico de las dos citadas agencias es un patrimonio cultural y mundial que hay que preservar, actualizar y.. Contextualizar.

    Un saludo.

  3. La verdad que el etiquetado de las fotos era muy desafortunado y quizá en su dia no se planteó, pero la realización de estas fotos roza el delito, es un lugar cerrado, con menores semi desnudas donde parece que no se protegía su identidad en la foto…ni como denuncia pública tendría hoy excusa, las denuncias de este tipo de hace en la comisaría o en los organismos internacionales, no publicandolas de esa forma y explotando otra vez a la víctima.

  4. Aquí hay varias cuestiones jurídicas intersantes:

    1. Está prohibido por ley hacer fotos de menores sin consentimiento de sus padres, y mucho más publicarlas.

    2. La prostitución y corrupción de menores es un delito. El proxenetismo de adultos/as también.

    3. Se trata de una fotografía tomada para denunciar este delito?

    a) Sí: deberían mostrárselas a la policía.

    b) No: !!!!???? La violación del derecho a la intimidad y a la propia imagen la está cometiendo el fotógrafo… y habría que ver cómo consiguió las imágenes…

    4. Seguramente si esas ilegalidades constituyen infracciones penales, es muy probable que esos delitos hayan prescrito, por desgracia (habría que ver la fecha de la toma fotográfica: 1989, y la legislación del país donde se tomaron:Tailandia).

    5. Hasta qué punto es ético vender esas fotografías para hacer dinero si previamente se ha incurrdio en varias ilegalidades?

  5. Todo se saca de contexto.

    Entiendo que cuando se hicieron las fotos, en ese país, no había ninguna norma que protegiera a los menores, pues ni siquiera los protegía de la prostitución y menos de algo tan inocuo como la fotografía documental que además podría servir de denuncia.

    Ahora bien, para hacer esas fotos alguien tuvo que costear los gastos para conseguir el reportaje: viaje, alojamiento, manutención, remuneración del fotógrafo. Supongo que con el fin de publicarlas y obtener beneficios por la venta de periódicos.

    ¿Fue correcto hacer las fotos y publicarlas en su tiempo y obtener un beneficio económico por la difusión de las mismas? ¿Sería mejor no hacer esas fotos, no obtener ingresos y que la sociedad no sea consciente de esa desgracia?

    Por desgracia, si no hubiera tenido interés económico, no existiría el reportaje.

    Otra cuestión es que esas fotos estén hoy día a la venta, con un fin comercial. Creo que se les debería dar un uso de información y denuncia, no más.

    P.D.: El gran problema no es que se haya hecho el reportaje y se esté difundiendo, vendiendo, el problema es que la Sociedad no es lo suficientemente sensible para tomar cartas en el asunto y resolver esas situaciones.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.