¿Cuánto se cobra por el reportaje de un piso? Experiencias inmobiliarias de un fotógrafo profesional

13

“Inmobiliaria busca fotógrafo: 8 horas al día por 450 euros”. La oferta de trabajo denunciada por Photolari hace unos días ha hecho que muchos se pregunten cómo es la vida de un fotógrafo de interiorismo y arquitectura -o de un fotógrafo a secas- que tiene que lidiar con las inmobiliarias. Precisamente de esto hablamos también en el último capítulo de Gran Angular, pero  merece la pena repasar un poco la situación desde dentro.

La crisis del ladrillo que se originó en 2008 trajo muchos cambios en el mundo laboral, y uno de los sectores afectados fue el de los arquitectos. Unido a la decadencia del papel, las revistas de interiores han dejado también de publicar y contratar fotografía, lo que nos dejó a los fotógrafos de arquitectura e interiores bastante tocados y buscando nuevas vías de negocio.

Y algunos acudimos a las inmobiliarias, que tienen la necesidad de publicar fotografías de los inmuebles que venden, pero las cuales hasta hace poco lo hacían en condiciones tan paupérrimas que se crearon varias webs dedicadas a sacar crímenes fotográficos inmobiliarios con motivo de sorna. Merece la pena echar un vistazo a lo que han recopilado durante años en Terrible Real State Agent Photos o en Badmlsphotos. Las risas están aseguradas.

A priori la idea parecía buena. Estos chicos parecen necesitar buena fotografía, pensamos algunos. Y llamamos a su puerta. Las ventajas eran obvias: más visibilidad en los portales inmobiliarios, mejor presentación de sus productos, valor añadido en un sector que claramente lo necesita y más rapidez en las ventas al mejorar su publicidad. Pero la realidad fue que hacer pagar a alguien por algo que hasta el momento lo hacía gratis es bastante complicado. ¿Verdad, Netflix? Cierto, aunque no imposible.

Los inmobiliarios no suelen cobrar honorarios hasta que venden una propiedad y no siempre venden lo que les encomiendan, lo que les lleva a mirar con lupa los gastos previos. También es verdad que cuando cierran la venta suelen ganar cantidades que justifican cualquier pequeña inversión previa para presentar sus productos con un mínimo de calidad. Es lo mínimo exigible.

Con todas esas premisas mis comienzos con el mundo de la fotografía inmobiliaria pasaron por ofrecer reportajes demo de forma gratuita para que experimentaran sus bondades y comenzaran los encargos pagados. Bueno, no fue exactamente así. Normalmente elegían para ese primer reportaje de regalo alguna mansión invendible con la esperanza de que sonara la flauta con la fotos. Y claro, la flauta no emitía sonido alguno, así que no te volvían a llamar.

Llamé a muchas puertas y siempre terminabas con la misma cantinela: “qué interesante, deberíamos hacerlo, te llamaremos”. Hasta que las grandes inmobiliarias de lujo en Marbella, Ibiza y Mallorca -sitios y agencias con público extranjero predominante donde este tipo de presentación es un mínimo exigible- fueron contratando tímidamente fotógrafos y las demás se fueron, poco a poco y lentamente, contagiando.

Durante estos años aproveché para formarme en profundidad en este tipo de fotografía en Estados Unidos, donde el mercado estaba bastante más avanzado y era un negocio floreciente. Australia y los países del centro-norte de Europa también han sido y siguen siendo mercados más propicios para el desarrollo de esta profesión. Tuve una oferta de Holanda que estuve a punto de aceptar, pero al final opté por resistir y aquí estamos.

¿Y cómo estamos hoy? Yo particularmente no me puedo quejar. Los arquitectos han vuelto poco a poco a trabajar, los interioristas encuentran casas o restaurantes que decorar, los comercios necesitan tener fotografías bonitas en internet y la irrupción del alquiler de pisos vacacional ha supuesto una nueva posibilidad de ingresos. Con las inmobiliarias, por supuesto, sigue la lucha por abaratar costes, ahorrar gastos y otras historias que seguro se repiten en todos los sectores.

Seguro que todos los fotógrafos tienen alguna historia de ofertas absurdas, aunque sin llegar a los ya famosos 450 euros que ofrecía la inmobiliaria de Barcelona. Hace poco me convocaron a una reunión para proponerme un número de reportajes mensuales alto a cambio de que rebajara a la mitad mis tarifas. Todo sin asegurar un número de pedidos, además.

¿El argumento? En su país -la casa madre de la inmobiliaria es de fuera- pagaban esa cantidad. Y esa es una de tantas. “Te pago cuando venda la casa, rebájame un poco”, “hay otro que me hace lo mismo y me cobra menos” son algunos de los mantras más escuchados en este mundillo.

¿Cuánto se cobra por reportaje? En mi caso depende lógicamente de lo que se va a fotografiar y del tipo de cliente que sea, pero los mínimos suelen rondar los 100€ y poco por algo muy sencillo, y entre 200€ y 300€ por cosas más complejas. Nada del otro mundo si lo comparamos con lo que se factura a los arquitectos o interioristas, pero también hay que reconocer que el nivel de exigencia no es el mismo.

Eso sí, después de saber lo que algunos medios pagan a sus reporteros incluso cuando trabajan en zona de guerra, igual mejor no quejarnos con esas tarifas.

 

13 Comentarios

  1. Estoy convencido de que con buenas fotos (buenas en todos los sentidos), cualquier inmueble resultaria un 50 0 60% más atractivo de primeras al posible comprador. El ratismo por desgracia lo sufrimos todos y en todos los oficios, a mí hay gente que me rompe la cabeza por 5 cochinos euros!. Asco de pais.

  2. Cuando para Mister España o los grandes desfiles de moda , los organizadores buscan fotógrafos gratis a cambio de ” para ti es una buena oportunidad ” asi vamos si la moda y el periodismo que son madres de la fotografía ya no se respeta nada.

  3. Tuve la desgracia de trabajar para una inmobiliaria que pagaba 50€ el inmueble, le hice unos cuantos trabajos (por imperiosa necesidad) hasta que acabé harto. Llegaba a fotografiar chalets de 3 plantas con 6 habitaciones y 3 baños, garaje, piscina, jardín… (4 horas de curro en el inmueble más luego 1 hora de postprocesado aprox.) encima me tocaba mover objetos personales de los inquilinos y muebles de una habitación a otra para obtener mejores imágenes y más neutras junto con el agente de la inmobiliaria… Como digo acabé harto porque era regalar el trabajo, entonces hable con ellos y les pasé una tarifa para las fotos más justa, con 3 precios dependiendo del tamaño y habitaciones del inmueble que iban desde los 90€ para apartamentos pequeños , 150€ medianos y 225€ a chalet grandes (barato en mi opinion) y me contestaron que lo entendían pero que no podían pagar tanto… Increíble y vergonzoso.

    • Las inmobiliarias no son una ONG. Bienvenido a la Realidad de la oferta y la demanda.

      225 por hacerle fotos a un chalet? Ya imagino las risas

      • ¿Te parece caro? a mi me parece barato. Estamos hablando de que esta inmobiliaria quiere fotos profesionales, luminosas, con buen equipo de fotos, en un chalet de 2 plantas con ático, sótano, jardín, plaza de garaje, 5 habitaciones, 2 salones, las escaleras, todo hecho una pena en el que se están moviendo muebles y objetos personales de un lado a otro, son un mínimo de 4 horas en el inmueble (incluyendo el desplazamiento). Las fotos están tiradas con una Nikon D800€ (que posiblemente no necesiten tanto, pero ahí está) un objetivo angular 14-24mm de Nikon, postprocesando con varias tomas para un hdr natural (para zonas donde hay ventanas o cambios bruscos de luz, etc…) Yo creo que una empresa seria debería llegar a un acuerdo en cualquier caso con el fotógrafo.

        • Acuerdo? Parece que no acabas de aterrizar.

          La empresa no tiene más obligación contigo que ofrecerte los emolumentos que ella cree que valen tus servicios. Si lo aceptas -como aceptaste los 50 en un principio- bien; si no, te comes los mocos, que es lo que te ha ocurrido, pues hay 10.000 como tú con un equipo tan guay como el tuyo y tirando HDR como tú que están dispuestos a aceptar el “acuerdo” de la empresa. Esta realidad que tan cara te resulta de aceptar se llama “Mercado”; una palabra nueva que has aprendido hoy.

          De nada.

          • Hola,
            “¿Qué no acabo de aterrizar?” “De nada”. Tu forma prepotente y resabiada de contestar denota tu poca educación.
            Habrá inmobiliarias que lo acepten (grandes inmobiliarias) y otras que no (cutreinmobiliaria)… de hay el precio de mercado es el que se encuentren.
            Yo no hablo de la empresa tenga ninguna obligación conmigo, a ver si sabes entender lo que lees, hablo de que si una persona le ha estado haciendo un buen trabajo, con la que se lleva fenomenal, etc, y le replantea los precios ya que ella misma entiende como me dijeron (que es bajo) discuta algo para seguir teniendo lo mismo.
            Fotógrafos hay muchos, en todos los mercados, bajos, medios, altos…. el caso es dar con uno que les de lo que ellos buscan a los precios que quieren pagar.
            Si todos pensáramos como tu Blanca, tiramos la casa por la ventana.

  4. Estoy completamente seguro de la gran equivocación de las inmobiliarias y arquitectos que presentan sus trabajos con pésimas fotografías, creo que es un fatal desenlace y trabajo mal terminado por su parte, después de ver trabajos de fotografía de verdaderos profesionales estoy seguro que cambiarían el chip, y les seria muy beneficioso para su bolsillo.

    • Por supuesto, debemos apostar por la calidad, si no, para que estamos en un trabajo tan creativo?
      No se trata de hacer fotos como churros, para eso existen otro tipo de trabajos que podemos realizar como autómatas. Me sorprende que se pueda cobrar los precios que aquí se comentan y estar satisfecho con uno mismo, aunque imagino que todo depende del nivel de exigencia que cada uno tenga.
      En fotografía, la calidad se premia, y con unas mínimas nociones de cómo llevar tu negocio, se puede vivir de ello.

  5. Pues a mi si que me llega bastante trabajo para inmobiliarias y mi precio es de 12€ por foto con un mínimo de 10 fotografías por inmueble. Ahora bien si empiezas barato lo tienes complicado… ya eres “el barato” y solo te llamarán para ir por esos precios y cuando haya un buen inmueble llamarán a otro, lo digo por la experiencia de varios compañeros que intentaron meterse en el mercado por precio y al final han tenido que dejarlo (algunos siendo buenos).

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.