Una foto no está acabada hasta que se ve en papel. Una de esas ideas que nunca caducan y que, de hecho, parece ser ahora más actual que nunca. Trabajos artísticos, personales o comerciales que, a la hora de plasmarse en papel, necesitan de la mejor tecnología posible para conseguir una copia perfecta.

“La impresión de gran formato se ha convertido en una herramienta indispensable para el sector de la fotografía”, defiende José Núñez, Product Manager en Canon España. Y es que nadie mejor que esta compañía, que controla todo el proceso fotográfico desde los sensores, ópticas y cámaras para tomar la imagen a los sistemas de impresión de gran formato, para conseguir los mejores resultados.

Canon-imagePROGRAF-PRO-4100
Canon imagePROGRAF PRO-4100

“Gracias a la innovación y a la potencia de la tecnología de imagen e impresión, las obras resultantes son de mejor calidad, sin alejarse del tradicional revelado”, señala Núñez. Y es que hablamos en todo momento de impresiones fotográficas que, tanto en color como en blanco y negro, cumplen con los estándares más exigentes de los profesionales.

Soluciones Canon imagePROGRAF

¿Pero cómo elegir el mejor equipo? ¿Cómo saber el resultado final que tendrá una imagen en papel? El proceso puede parecer, a priori, un poco abrumador -reconocen desde Canon- así que lo mejor es ponerse en manos de profesionales para que valoren las necesidades de cada profesional y, tras un exhaustivo estudio, recomienden el mejor equipo.

imagePROGRAF-GP-2000-FSL-07-S
Canon imagePROGRAF GP-2000

Así, los modelos imagePROGRAF GP-2000 y GP-4000, y las Canon imagePROGRAF PRO-2100 y PRO-4100 se convierten en esas herramientas perfectas para integrar en estudios y laboratorios fotográficos, convirtiendo la impresión en gran formato en una pieza más del negocio y de los servicios que se proveen.

Canon-imagePROGRAF-PRO-2100
Canon imagePROGRAF PRO-2100

Los modelos imagePROGRAF PRO-2100 y PRO-4100 cuenta con un total de 12 tintas pigmentadas que garantizan una reproducción exacta de los colores y proporcionan el mejor resultado produciendo impresiones fotográficas y de bellas artes con colores increíblemente intensos y negros muy profundos. Ambas comparten prestaciones, aunque se diferencian en el tamaño máximo: hasta 24” en el caso de la PRO-2100 y hasta 44” para la PRO-4100.

Por su parte, las Canon imagePROGRAF GP2000 y GP-4000 llevan el tratamiento e impresión de color un paso más allá, incluyendo nuevos tonos como el rojo, naranja, verde o violeta y con capacidad para producir tonos neón y pastel, al incluir, por primera vez en el mercado de las tintas acuosas, un rosa fluorescente.

imagePROGRAF-GP-4000-AMBIENT-S-(1)
Canon imagePROGRAF GP-4000

En los cuatro modelos, la productividad es clave. Todos cuentan con la opción de una bobina multifunción y la carga de papel inteligente, que ayudan a maximizar la eficiencia en todos los procesos de gestión del papel. Aparte, el sistema de intercambio en caliente permite sustituir los depósitos de tinta sin necesidad de interrumpir el proceso de impresión, ahorrando tiempo y costes.

Además de la calidad de los resultados finales, estos modelos ponen el acento en su capacidad de adaptarse a las necesidades de cada fotógrafo, estudio o laboratorio, con soluciones modulares y prestaciones de hardware y software.

Más información sobre las Canon imagePROGRAF


Esta artículo es parte de acuerdo publicitario con Canon