El sensor de la X-T4, el procesador de la X-T5 y una apuesta más fuerte por el vídeo. Así se podría resumir la nueva X-S20, que resucita la gama media de Fujifilm para dar el relevo a la X-S10 que se presentó allá por 2020.

Con un diseño de líneas similares, la cámara mantiene el sensor APS-C de 26 megapíxeles. Un CMOS X-Trans de cuarta generación que ahora se acompaña con el último procesador de imagen de la compañía (X-Processor 5).

Fuji-X-S20-oficial-07

Aunque Fujifilm promete mejoras en la calidad de imagen gracias a este procesador, posiblemente la novedad más interesada vinculada a él es la llegada a la X-S20 del sistema de enfoque visto en la X-T5 y las X-H2. En este sentido, Fujifilm habla por primera vez de un sistema de detección de sujetos y vehículos basada en IA.

Vídeo 6,2K

Con un peso de menos de 500 gramos, la X-S20 cuenta con pantalla articulada, estabilizador en el cuerpo -que ahora promete hasta 7 pasos de mejora- y estrena conexión para auriculares y la posibilidad de usar el mismo ventilador externo disponible para los citados modelos superiores.

Fuji-X-S20-oficial-05

Con ellos comparte también la batería, lo que le permite presumir de una autonomía de hasta 800 disparos por carga, el doble de lo visto en la generación anterior. A diferencia de la X-T5, en este caso el cuerpo no es sellado.

Fuji-X-S20-oficial-03

En el terreno del vídeo, la X-S20 estrena un modo específico para vlog, y ofrece grabación e hasta 6k 30p en modo Open Gate (con muestreo 4:2:2 y 10 bits de color), 4k 60p con recorte y Full HD a 240fps.  La curva F-Log2 promete un rango dinámico de hasta 13 pasos y también es posible la trabajar en ProRes RAW y BRaw con un grabador externo.

Fuji-X-S20-oficial-02

La nueva X-S20 costará unos 1400 euros. Con el zoom 15-45 milímetros el precio será de unos 1500 euros y si se quiere con el 18-55 milímetros habrá que pagar unos 1800 euros.