Quienes todavía estén intentado comprender por qué las cámaras de película están de moda entre los jóvenes o que un fotomatón sea el no va más de los hipster ya tienen una nueva tendencia para sumar a la lista: las antiguas compactas digitales parece que triunfan entre la generación Z.

Esa Kodak Easyshare que posiblemente yace olvidada en algún cajón, la Canon Powershor que hace siglos que no enciendes o la Coolpix de Nikon que ya ni recuerdas son ahora las cámaras preferidas de quienes nacieron entre 1990 y 2010.

Kodak-compacta-2005
Unas cuantas compactas de Kodak de 2005 y que, casi 20 años después, parece que alguien está dispuesto a volver a utilizar.

Al menos eso asegura The New York Times en un reciente reportaje sobre esta supuesta moda que ha sido impulsada por algunos influencers que en Estados Unidos han empezado a compartir fotografías movidas, de nitidez cuestionable y colores extraños. Esta vez no eran filtros, sino compactas digitales de aquellas que llenaban escaparates en los primeros años de la década del 2000.

Lo que creíamos que eran carencias técnicas y una calidad de imagen terrible, resulta que ha acabado siendo un look diferente y atractivo para quienes convierten los defectos en una suerte de estilo diferenciador respecto a la perfección de las últimas cámaras y, sobre todo, de los smartphones.

Porque hablamos de modelos que ya en su momento no eran ninguna maravilla, no de las compactas punteras en su momento. Sensores CCD minúsculos, menos de 10 megapíxeles, ópticas poco luminosas…

¿Compactas-Ebay?
¿Quieres experimentar la nueva moda? Estas cinco compactas se venden en Ebay por 40 dólares.

Son algo así como un punto intermedio entre la película y el teléfono, explican algunos de los protagonistas del citado reportaje, que han cambiado la potente cámara de su smartphone por la compacta que usaban sus padres hace 20 años.

Una galería de la Kodak Easyshare C330 en la página de Lomography es lo más parecido a una confirmación de esta supuesta tendencia que hemos podido ver. Los precios de este tipo de cámaras en el mercado de segunda mano tampoco dan pistas de que estén de moda y por apenas 20 euros buscan desesperadamente comprador.

13 COMENTARIOS

  1. Este tipo de tendencias son algo que se repiten constantemente. Ya por 1973 Susan Sontag apuntaba lo siguiente:
    «Pero a medida que las cámaras se hacen más refinadas, más automatizadas, más precisas, algunos fotógrafos ….. prefieren someterse a los límites impuestos por la tecnología de la cámara premoderna: se cree que una máquina más rudimentaria, de menos potencia, dará resultados más interesantes o expresivos»
    Sobre la fotografía

    Sorprendente la visión de esta mujer ¿no?

  2. No pertenezco a esa generación, pero si quieren sacar algo añejo y bueno a la calle háganlo bien. Mucho mejor las Canon Powershot, o incluso las Casio Exilim, que eran a mi gusto las compactas con mejor relación calidad-precio.
    Yo saco a pasear de cuando en cuando alguna de mis fieles Minoltas, las pentax K10D, K20D o la lumix L1…etc y me vuelvo a casa con una sonrisa y fotos que sé que al imprimirlas o visualizarlas en pantalla buena no serán un cagancho sólo válido para instagram.

  3. Fotos movidas, colores extraños, nitidez cuestionable. Esos niños no han utilizado cámaras de principios del 2000. Yo hice muchas fotografías con esas cámaras y jamás obtuve tales resultados. Es cierto que no hacían maravillas y que no soportaban con dignidad malas condiciones de luz, pero esos disparates… Yo tengo varias teorias para obtener esos resultado: sobredosis de sustancias alucinógenas, supina ignorancia de la más elemental técnica fotográfica, utilizar cámaras averiadas o utilizar cámaras con el objetivo lleno de polvo o de grasa de mil y un dedazos puestos sobre la lente.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.