Blackmagic ha decidido animar el verano presentando por sorpresa una nueva versión de su Pocket Cinema Camera. Y aunque por fuera parece, prácticamente, un calco de su predecesora, la nueva cámara sustituye el sensor Micro Cuatro Tercios del modelo original por un captor Super 35, uno de los estándares del segmento del cine digital.

Así mismo esta nueva versión apuesta por una montura Canon EF armada con todos los contactos electrónicos posibles. Esto se traduce en una comunicación total entre cámara y objetivo, lo que incluye control sobre la apertura, el enfoque y también soporte para la estabilización.

Como su propio nombre indica, la nueva Pocket Cinema Camera 6K es capaz de grabar vídeo con resolución 6144 x 3456 a 50 fotogramas por segundo, un auténtico hito para una cámara de tan solo 2255 euros.

También permite alcanzar velocidades de hasta 120 fps con resolución 2.8K (2868 x 1512 píxeles) e incluye un modo anamórfico con proporción 6:5 (3728 x 3104 píxeles) con cadencias de hasta 60 fps.

Para poder grabar a máxima resolución será necesario usar disco externos SSD que, al igual que en el modelo anterior, pueden conectarse a la cámara a través del puerto USB-C. También contamos con ranura para tarjetas SD.

Así mismo la cámara presume de una gran flexibilidad en cuanto a formatos de grabación, ya que permite escoger entre varios tipos de ProRes a 10 bits o usar el formato Blackmagic RAW con 12 bits de profundidad y hasta seis ratios de compresión.

El sensor Super 35 cuenta con sensibilidad nativa dual (400 y 3200 ISO) y promete hasta 13 paso de rango dinámico. La cámara estrena además el sistema de color Blackmagic Design’s Generation 4 Color Science, introducido por primera vez en URSA Mini Pro G2.

En cuanto a diseño la cámara repite las líneas y filosofía de su predecesora. Cuenta con una pantalla táctil de 5 pulgadas, conexión HDMI de tamaño completo, conexión mini-XLR con conexión Phantom y entradas minijack para micrófono y auriculares.

No hay novedades en la autonomía, unos de los aspectos más criticados de la generación anterior. La cámara vuelva a echar mano de baterías LP-E6 que prometen unos escaso 45 minutos de uso. Aunque es posible alimentar la cámara externamente a través de USB-C.

La Blackmagic Pocket Cinema Camera 6K ya está disponible por 2255 euros. Esperemos que en esta ocasión la compañía no tenga tantos problemas de stock como con la generación anterior.

4 Comentarios

  1. Entiendo que al mercado que apuntan es para video digamos low cost donde quien comience en el mundo semi profesional en video provenga del mundo de la fotografía y de ahí su interés ya que pueden seguir utilizando parte del equipo que tienen. Normalmente si ya graban video con una réflex Canon darán un salto de prestaciones utilizando sus mismos objetivos

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.