Pentax 17, ¿el principio de una nueva era química o una simple rareza en un mercado saturado?

6

«It’s time for film». Es la hora de la película, es lo primero que leerán al abrir la caja quienes se hagan con la nueva Pentax 17, que acaba de ser anunciada y llegará en breve a las tiendas con un precio de 550 euros. Aunque nunca han desaparecido del mercado -las Lomo siempre han estado ahí- y hace un tiempo Leica daba la campanada resucitando su M6 de carrete, esta Pentax es la primera cámara de película totalmente nueva de una gran marca desde hace muchos años.

Algo totalmente impensable hace no muchos años pero que la compañía se ha empeñado en llevar a cabo y ha conseguido. Así que el interés está más que justificado. Al menos el informativo, porque no es ningún secreto que la mayoría mirarán simplemente con curiosidad este modelo pero ni se plantean comprarlo. Puede que incluso ni les interese.

Pentax_17_11

Tras una larga espera consecuencia de un complejo desarrollo de más de año y medio, lo cierto es que la Pentax 17 nos ha pillado de viaje y sin nuestro laboratorio de cabecera cerca para poder revelar los carretes. Eso y que, aunque hayamos probado centenares de cámaras en estos últimos años, analizar un modelo de carrete es algo diferente. En las formas y también en los puntos de interés para los potenciales compradores.

Pentax_17_8

Pese a ello, insistimos en que estamos ante uno de los anuncios más importantes de los últimos años, así que no queríamos dejar la oportunidad de mostrar algunos detalles de esta cámara y también reflexionar en voz alta sobre lo que supone o puede suponer para el mercado.

Half frame o el arte de que los carretes duren más

Como Ricoh Pentax ya había adelantado, la Pentax 17 es una cámara de tipo half frame, que aprovecha cada negativo de 24×36 para obtener dos fotos verticales de 17×24 milímetros. Y, como bien apunta Chechu de Disparafilm en un momento del vídeo -en Photolari siempre pedimos ayuda a los que más saben- se trata de una apuesta muy inteligente por parte de Pentax.

Pentax_17_5

No sólo porque ese carrete de 36 fotos, que está más caro que nunca, cundirá mucho más y nos permitirá obtener 72 tomas, sino porque el formato vertical se ha convertido en el más natural para muchos fotógrafos que vienen del móvil. Precisamente parte del público potencial al que va dirigida esta cámara.

Evidentemente, un original más pequeño supone menos posibilidades a la hora de ampliar. Pero aplicar esos criterios a una cámara como esta no tiene mucho sentido. Aquí la cosa no va de especificaciones o de sacar la lupa en busca de píxeles. De hecho, hacía mucho que de una cámara sus prestaciones técnicas importaran tan poco.

Pentax 17_013

Aquí la clave está en los detalles, como esa palanca de arrastre manual que Pentax tuvo claro desde el primer momento que quería incorporar. Pese a que -como reconoció en su momento- era más complicado que un sistema de arrastre automático. Algo que puede sorprender al verlo combinado con un funcionamiento muy automático o donde no hay espacio para la exposición o el enfoque manual, pero de nuevo hay que tener presente su púbico.

Pentax_17_6

Y, por cierto, no olvidar que muchas compactas de carrete tampoco permitían estas opciones. La cotizada Mju II de Olympus, por citar un ejemplo conocido, también era totalmente automática. Y de plástico, como esta Pentax 17. Pero claro, esta es una cámara nueva y el estatus de mito al que perdonarle todo requiere unos cuantos años.

Pentax 17 frente al mercado de segunda mano

El precio de 550 euros parece a priori un punto delicado de la cámara. Se hablaba de una cifra bastante más baja en su momento y, además, por ese dinero o menos es posible encontrar muchas cámaras de carrete en perfecto estado en el mercado de segunda mano. La Pentax K1000 con una óptica, por ejemplo.

Pero, por contextualizar, la reciente Mint Rollei 35AF será más cara. Y no hay que olvidar que aquí hablamos de una cámara nueva, con su garantía y sus recambios asegurados, algo que no ocurre con esos modelos antiguos que podemos encontrar de segunda mano.

Pentax_17_10

Nos ha faltado tiempo -lo haremos, por supuesto- para cargar un carrete y salir de paseo para vivir la experiencia Pentax 17. Porque, al final, de eso se trata. Es verdad que hace mucho que no practicamos con esto de la fotografía química, pero también que esta cámara va dirigida precisamente a quienes tampoco están acostumbrados a usarla y, sobre todo, no han crecido con ella ni tienen una por casa que decidieron abandonar cuando llegaron los píxeles.

Pentax_17_18

En Japón parece claro que será un gran éxito. Veremos lo que ocurre en otros mercados y hasta que punto eso puede condicionar el futuro y los tempos de este valiente proceso. Porque una cosa está clara, Pentax -o Ricoh, mejor dicho- ha vuelto a demostrar que es una de esas marcas que se atreve a afrontar retos que otras ni se plantean.

O eso creemos porque hace 5 años tampoco imaginábamos que íbamos a tener entre manos una nueva cámara de carrete. Igual, como ellos dicen, es el momento de la película y Pentax sólo es la primera de otras marcas que deciden volver a este mercado. Cuesta creerlo, pero cosas más raras hemos visto.

6 COMENTARIOS

  1. Me da que esa cámara está fabricada por la firma Cosina, que ya hizo algunos modelos low cost, en mis tiempos, para Nikon o Voigtländer. El hecho de que sea medio formato, al estilo de la Olympus Pen de carrete -72 fotos en rollos de 36 exposiciones- me decepciona personalmente. Quizá el ardid de esta cámara sea hacer instantáneas de recuerdo y aprovechar al máximo el rollo de película -la Olympus que comentaba la gente la compraba por eso- por lo demás tanto el precio, prestaciones y demás me resulta fuera de lugar. Un capricho caro que no tiene mucho sentido so pena que quieras el medio formato, hay opciones de segunda mano estupendas y muuucho más económicas. Superflua.

  2. Pues ya que lo pedís, voy a decir la mia.

    Estoy con Chechu y con la filosofia veinteañera que describe:

    – La perfección técnica absoluta en cada foto tiene sentido, o no.
    – Que se fotografie por placer con carrete (o sin el) se complementa con el movil.
    – Que sea nueva a estrenar y con su garantia, posiblemente justifica su precio. (Que de primeras no tira para atrás, aunque Narvik1989 tenga razon con modelos de 2a mano)

    Estoy con Iker:

    El diseño bfff..hay que darle tiempo pero de entrada..
    Tengo curiosidad por si salen más modelos y como seran.

    Resumiendo: Curiosidad y a la expectativa de como acaba funcionando.

    De lo que no me cabe duda es de la atracción del carrete:

    Tengo cincuenta pero he conocido la afición a la fotografia en la era digital y la facilidad de uso que te da una digital, junto con la garantia de un resultado concreto es para mi inigualable.

    Pero dos o tres carretes de 36 al año caen con la camara del abuelo. (Y tambien un paquete de instax con la Fuji que disparan los peques)

    ¿Es caro? Es una experiencia más vinculada a la fotografia. (Libros, expos, conferencias, viajes con fotografos, cursos, salidas en grupo o solo, etc.)
    Todo vale euros.

    Pentax, no solo con la Ricoh GR sosprende, ha dado un puñetazo de autenticidad y, al margen del mercado ha ido a la suya. ¿Y en su nicho (Japon) parece que triunfaran? Fantastico! (Todo lo que vendan de más, fuera del pais del sol naciente, ya es un añadido!)

  3. No me parece mala la idea, arriesgada pienso que si, yo trabajo en digital y analógico y las dos disciplinas tienen sus cosas buenas y malas, Yo uso en este tipo de formato la Olympus pen 3, y me resulta cómoda divertida y buena opción para sacar fotos de recuerdo como yo digo.El precio puede ser alto para comprarla sin conocer este tipo de fotografía. Yo tengo varias analógicas mucho más baratas en segunda mano, la FM2, la Nikon F, incluso la mamiya 645j me costó más barato. Pero creo que es bueno que las nuevas generaciones empiecen con película para sentir otra fotografía distinta al móvil.

  4. Pienso que es gastar, pólvora en chimangos como se decía una vez.
    Terminar un carrete con 72 tomas, para poder revelarlo puede pasar una eternidad.
    Ya con la Olympus era algo similar y si a eso le sumamos que un negativo lo ideal es que sea ampliado no más de 10 veces para no perder gama cromática y por ende definición, estamos ya fuera de onda para la época, a no ser que quieras hacer estampillas.
    Regalada es cara

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.