La marca japonesa Kenko Tokina ha lanzado al mercado la cámara digital ultracompacta de juguete Pieni II, que a pesar de medir pocos centímetros y poder sostenerla con solo 2 dedos, tienen la capacidad de hacer diminutas fotos y vídeos, o al menos, algo parecido. Uno de esos bichos raros que en Photolari nos encantan.

Pesa tan solo 18 gramos y puede disparar fotografías y grabar vídeos, además también tiene la opción de grabación de voz. Por supuesto, hablamos de una cámara de juguete con unas especificaciones no aptas para quienes busquen lo último pero sí para los amantes de lo Lo-Fi.

Pieni tarjeta

Emplea un diminuto sensor de -atención- 1,3 megapíxeles. De hecho, esta pequeña cámara sólo tiene dos botones: el de encendido y otro para selección el modo. No tiene pantalla LCD y al ser una cámara telemétrica la fotografía no coincidirá exactamente con lo que veamos por el visor, advierten desde la compañía.

colores

Incluye una bonita correa a modo de collar, para quien se anime a usarla como complemento de moda. Y si eso nos parece excesivo, también dispone de un imán en la parte posterior para poder ponerla, por ejemplo, en el frigorífico.

collarAunque por lo visto no es la cámara más pequeña del mundo, la Pieni II sí puede presumir de ser la cámara digital más diminuta lanzada en los últimos años.

muestra 3

muestra 1

muestra 2

Kenko Tokina asegura que las imágenes que reproduce la cámara -como puede apreciarse en las muestras- tienen una calidad que recuerda a pinturas de acuarelas o al óleo. Lo que vendría a ser una romántica forma de decir que su calidad deja mucho que desear.

14 Comentarios

  1. En verdad, como regalo a un niño en vez de comprarle un arma de juguete como muchos hacen en mi país es ideal. Es mas si tuviera 4 o 5 m píxeles. Sería indudablemente un lindo regalo. Para iniciar a la fotografía a un niño. Foto, Video y Grabadora de voz, ¿qué mas se puede pedir?.

  2. Estos «trastos» me encantan, jajajajajajaja sin duda digno de las mentes asiaticas, locas y desenfrenadas donde lo increible se hace realidad… Jjajajajajaja

  3. Un signo más del hartazgo y el tedio que lo artificioso y antinatural (el píxel) acaba produciendo, y un intento por parte del propio píxel de acallar y neutralizar sus estigmas mediante una mirada cómica y autoindulgente, una vuelta de tuerca infantilizante que pretende neutralizar sus efectos y desmentir a sus detractores. En el futuro habrá más bufondas como ésta y el público sumiso, obediente las seguirá mirando con un gesto cómplice y ambivalente de indiferencia y fascinación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.