Cuando una empresa anuncia su cierre no suele haber una única respuesta que explique ese final. Y mucho menos una explicación sencilla que ayude a entender cómo una de las escuelas más veteranas y prestigiosas en formación fotográfica del país ha acabado en concurso de acreedores.

Pero lo que siempre ocurre es que más allá de la versión oficial y de los argumentos esgrimidos por la dirección, hay muchas otras versiones. Y, sobre todo, personas afectadas por un cierre que, eso sí, todo el mundo coincide en señalar como poco elegante en sus formas.

© Luis de las Alas
Concentración de alumnos frente a la sede de EFTI (Foto: Luis de las Alas)

Algunos recibieron un mensaje de WhatsApp el viernes por la noche, otros leyeron un comunicado en su correo electrónico el sábado por la mañana, pero es que muchos nos consta que se enteraron directamente por la noticia que publicó este medio. En total, unas 200 personas se han visto afectadas por el cierre.

Aunque en cierto modo a casi nadie pilló por sorpresa y los problemas económicos eran de sobra conocidos desde hace tiempo, muchos alumnos con cursos pagados pero no concluidos y profesores colaboradores han comenzado a organizarse para intentar buscar alguna solución a la situación de abandono e indefensión en la que han quedado.

En un comunicado publicado por Clavoardiendo, los damnificados aseguran que «a los trabajadores en plantilla se les había asegurado que todo seguiría igual el próximo curso» y que incluso se había presionado recientemente a alumnos para que realizaran pagos pendientes.

Hemos podido hablar con algunos de ellos para que cuenten en primera persona lo ocurrido y cómo lo están viviendo. En todos los casos, hemos optado por mantener el anonimato de quienes han querido hablar con Photolari y mantener sus relatos literales tal como nos lo han explicado.

La deuda y el precio de los másters

«Soy estudiante, o al menos lo era, del Máster de Fotografía de Moda de EFTI y uno de los afectados. El cierre es algo que no nos esperábamos y no entendemos muy bien por qué ha pasado esto. Nos hemos enterado ahora de que tenía una gran deuda que no pueden solventar, pero, honestamente, viendo el precio de los másters y el dinero que hemos invertido en ellos, es algo que no nos podemos explicar.

Ya empezamos el máster con cinco o cuatro meses de retraso y nos dijeron que, una vez iniciado, se podría completar. ¿Qué gestión emocional va a comportar ahora el tener que reorganizar todo ese año que tenías dedicado a esto? El tiempo que, entre comillas, has perdido dedicándole tiempo a esto sin poder finalizarlo, sin poder llevarlo más allá. Y, sobre todo, el dinero. Un dinero que no puedo recuperar o que no puedo reinvertir en mis estudios.

EFTI-Twitter-09

Me preocupa sobre todo la situación de algunos compañeros de Latinoamérica y de Estados Unidos, ¿qué va a pasar con sus visados? Tampoco sé qué va a pasar con los trabajadores, con los profesores. Me parece más que lamentable la forma en la que han tenido de comunicárnoslo a través de un e-mail bastante lacrimógeno. Entiendo que la situación es difícil pero me parece muy poco considerado, la verdad»

Estaban dejando que muriera poco a poco

«He sido profesor del curso profesional durante más de diez años. Por supuesto que me da pena que esto haya acabado así, pero es algo que se veía venir. Desde que supimos de los problemas económicos, apostamos por sacar adelante la escuela, que ha sido nuestra casa durante tanto tiempo.

Pero no vimos ningún cambio de actitud, por parte de los responsables. Todo seguía igual y no había ningún interés en mejorar las cosas. Daba la sensación que estaban dejando que muriera poco a poco.

EFTI-Twitter-07

Creo que tanto los empleados como los profesores hemos dado el 100% en nuestro trabajo. Y además hemos mantenido una sonrisa hasta este mismo viernes, en el que nos hemos encontrado con el mensaje de WhatsApp. Hemos confiado en la dirección del centro hasta el último momento, creyendo que saldríamos a flote. O que por lo menos si se acababa, que fuera de una forma digna y elegante. Pero nunca me imaginé que lo fueran a hacer como lo han hecho. Eso no está bien».

Una exposición recién inaugurada

«Yo estaba realizando el Máster de Fotografía de Autor hasta el momento en el que cerró la escuela. EFTI se ha comunicado en dos ocasiones con nosotros los estudiantes: primero para anunciar el cierre.

Después, en un segundo correo para informar que hasta no encontrar un administrador concursal estarán un poco a la expectativa, pero nos dicen que el objetivo es que los estudiantes que ya habían comenzado su formación la puedan continuar en otra institución equivalente. También que se expedirán certificados con las horas cursadas.

EFTI-Twitter-03

Aunque ya lo veíamos venir y se comentaba en la escuela, no esperábamos que fuera así de inminente y mucho menos que no se nos informara con antelación. Ahora mismo estamos organizándonos para realizar las respectivas denuncias y también para apoyarnos entre nosotros.

Por nuestra parte teníamos una exposición recién inaugurada que se realiza todos los años para los estudiantes de este mismo máster, y ahora mismo  no sabemos qué va a pasar con nuestras obras o cuando podamos retirarlas de la institución.»

Nos daban esperanzas diciendo que la escuela se podía vender

«Llevo dando clase unos siete años, siempre en calidad de autónomo como profesor colaborador. La situación no ha sido buena en los últimos años económicamente hablando porque sí que había retrasos en el pago de las facturas. Nada que considerara muy alarmante, pero la situación sí que se agravó sobre todo el último año y más a partir de enero donde nos piden hacer una quita del 50% de la mitad de las facturas que nos debían desde hace meses.

EFTI-Twitter-04

Estaba claro que  la escuela no estaba bien, pero aún así decidimos seguir. Yo soy profesor tanto del Master de Autor como de otros cursos. Se nos prometió que se nos iba a pagar mes a mes a partir de ahí, pero no ha sido así. La situación ha empezado a ser insostenible en el último mes y medio o dos meses, cuando ya no cobra nadie en la escuela y los trabajadores fijos cobraban la mitad. A algunos nos deben muchas facturas.

Pese a ello nos daban muchas esperanzas de que la escuela se podía vender a otra universidad, que no nos preocupáramos y que seguramente se podía revertir la situación. Luego llegó el mensaje el viernes por la noche, sin ninguna reunión previa con nosotros ni nada parecido. La verdad es que durante todo este proceso nunca se nos ha pedido nuestra opinión.

Nuestro director se marchó hace semanas por impago

«Soy alumna de primero del máster. En teoría, yo me matriculé para dirección de fotografía, pero, debido a esta crisis económica que están sufriendo el máster se hizo mixto con dirección y guión de cine, lo que implicó un nuevo programa de estudios. Aun así lo aceptamos agradecidos de poder tener esta disciplina mixta.

Sin embargo, nos cancelaron muchísimas clases a lo largo del curso y el director de nuestro máster se marchó por impago hará como tres semanas. Me parece una razón totalmente justificada, pero nos quedamos desamparados. Tampoco la escuela fue nunca clara al explicar porqué no había algunas clases.

EFTI-Twitter-05

Ahora cierran sin habernos dejado acabar el curso. Nos quedaba un año de formación, y ahora empezamos todas las producciones prácticas importantes, en las que la mayoría de alumnos íbamos a poder dirigir la fotografía de nuestro corto o dirigir el propio corto. Sólo tres alumnos han podido hacer prácticas. Los demás nos hemos quedado sin, además de todo el dinero invertido en la escuela. Nos deben un año entero».

1 COMENTARIO

  1. Algo parecido ocurrió con una escuela para profesor de autoescuela, que de la noche a la mañana salieron todos por patas y nadie dijo ni mu. Muchos alumnos que habían pedido créditos y demás se vieron colgados por la academia que no devolvió un duro y no recuerdo si hubo alguna compensación por el perjuicio.

    Ahora EFTI, salvando las distancias, cierra también con una táctica similar y los alumnos son los perjudicados, también profesores y trabajadores. No olvidemos que los cursos de EFTI no eran precisamente baratos, cuando yo estuve hace diez años, eran caros, algunos carísimos, tipo «master del universo» y todo eso… como serían ahora.

    Sinceramente hoy en día pagar esas cuotas o precios por un curso físico en academia no tiene el menor sentido, de ahí que la escuela haya ido a la quiebra, como casi toda la industria fotográfica y audiovisual en general de la cual es cada vez más difícil vivir de ella.

    En una entrevista al fotógrafo Ciuco Gutiérrez, profesor por cierto de EFTI, en mi época, lo dijo claro «vivir de la fotografía viven cuatro y de esos pocos algunos malviven de ella, el digital a «democratizado» la fotografía pero acabó con el oficio, tal y como se conocía». Sinceridad de hace una década. Yo hice un par de cursos y me dije, no más.

    Ahora con toda la información que hay sobre cualquier materia no tiene sentido el costo que tenían los cursos de EFTI. Ojala los alumnos y profesores recuperen todo lo que puedan de su dinero, porque seguro que se lo han llevado los dueños, huyendo de la quema y los demás que arreen con el Concurso de Acreedores y si pillan algo, bien y si no, que les den.

    Todo un ejemplo empresarial al estilo español que abunda más de lo que se debería permitir. Suerte a todos los alumnos y docentes.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.